Hay miles de niños que se van a la escuela sin comer pan

Con la llamada Tarea Ordenamiento el precio del pan ha subido y para muchos cubano resulta imposible compararlo, al punto de que hay miles de niños que se van a la escuela sin comer pan en el desayuno
Hay miles de niños que se van a la escuela sin comer pan
 

Reproduce este artículo

El problema del pan en Cuba, su escasez, y principalmente su mala calidad, ha sido una constante después de 1959 con el ascenso de los Castro al poder y la instauración de su dictadura, pero en los dos últimos años esta situación se ha visto agravada por la falta de liquidez del régimen para adquirir en el mercado internacional las materias primas necesarias para su producción.

El tema ahora es que, con la llamada Tarea Ordenamiento, el precio de ese producto ha subido y para muchos cubano resulta imposible compararlo, al punto de que hay miles de niños que se van a la escuela sin comer pan en el desayuno, según las opiniones de los cubanos recogidas en un reportaje publicado este 2 de febrero por el diario estatal La Demajagua.

A lo largo de sus más de 43 años de existencia el mencionado diario ha realizado varios trabajos sobre la mala calidad del pan, pero el problema persiste hasta el día de hoy.

"Cada hogar, podría relatar una historia que atestigüe la inestable calidad del pan, un producto que incrementó de cinco centavos a un peso su valor y cuya correspondencia calidad-precio, aún deja mucho que desear".

Explica La Demajagua que el motivo de su texto es "pulsar la opinión de la población tras escuchar en la Mesa Redonda que el primero de enero de 2021, entre un 13 y un 14 por ciento de los granmenses lo dejó (el pan) en los mostradores, inconformes con la calidad y el nuevo precio".

Para llegar a esto los periodistas salieron a recorrer algunos barrios del municipio de Bayamo, y como resultado se encontraron con un profundo descontento entre la población, la cual, entre otras interrogantes, cuestiona "por qué un día el pan es bueno, ¿y al siguiente malo?, ¿se hace con harina de boniato, se chequea la calidad durante el proceso de elaboración, será posible bajar su precio?".

José Raúl Martínez, vecino de Micro 5 dijo que "el pan varía de calidad, ayer estuvo mejor, estaba más grande y esponjoso hoy bajó un poco. Le falta mucho para costar un peso".

Por su parte Mirian Guerra Valdés, del reparto Camilo Cienfuegos, luego de referirse a la mala calidad de la harina declaró que "también están otros componentes, que son el aceite… el pan lleva muchas cosas y hay que darle todas las cosas que lleva. Unas veces es comible, pero otras no, y entonces hay que seguir trabajando".

"Si vamos a la mala calidad no tiene el precio, pero lo que tenemos que mirar es que, si el precio que va a tener es de un peso, porque es una política del país; tiene que tener calidad. Eso es lo que el pueblo exige y necesita: calidad para el pan", agregó.

Lo más lamentable de esta problemática es la que refiere una residente de la provincia en un audio que comparte La Demajagua en su publicación: hay miles de niños que se van para la escuela sin comerse un pedacito de pan.