“Mientras no vea nada claro, mis hijos no van más a la escuela”: aseguran madres cubanas
Muchas prefieren que el gobierno retrase el curso escolar el tiempo necesario con tal de que sus hijos e hijas estén a salvo de la pandemia
El curso escolar reiniciará en Cuba el primero de septiembre
 

Reproduce este artículo

“Mientras no vea nada claro, mis hijos no van más a la escuela”, dice Esmilda, madre de dos niñas en la enseñanza primaria. “Creo que todas las madres cubanas debiéramos iniciar una campaña para salvaguardar a nuestros hijos”.

Esmilda reside en el reparto Siboney, de Playa, un municipio que ha presentado varios casos de coronavirus, y defiende la teoría de que es preferible que los estudiantes pierdan un año a exponerlos a contraer la enfermedad.

“Es malísima y aún no se ha encontrado la vacuna para combatirla. Por mucho que nos cuidemos y cuidemos a los niños, cuando se relacionen con los demás alumnos dentro del aula, ¿quién asegura que no puede quedar infestado?”.

Otra madre que no está de acuerdo con que las clases se reanuden en septiembre es Yorsikelin Sánchez, residente en Sancti Spíritus, activista de Derechos Humanos y sindicalista independiente, que ha subido a las redes numerosos videos de madres que no están de acuerdo con el anuncio del reinicio de clases.

“Todavía aquí siguen apareciendo casos de Covid-19 y hay lugares que están cerrados por la cuarentena. Es una irresponsabilidad no tener en cuenta este dato. Muchas madres no queremos lamentarnos cuando nuestros hijos enfermen, a pesar que el gobierno diga que van a comenzar las clases el mes que viene y que no habrá ningún problema”.

La ministra de educación Ena Elsa Velázquez Cobiella dijo en un tweet recientemente: “Los que constantemente desacreditan a Cuba, porque le molesta que somos un pueblo de vencedores, quieren que la educación se detenga y no inicie el curso escolar. Pero somos Cuba, somos Revolución y seguimos adelante”.


“Esta aseveración está politizada y es casi infantil”, dice Yorsikelin. “Es el discurso de siempre: demostrar la grandeza de la ‘Revolución’ y ver ataques del enemigo por todas partes. El sentir de muchas madres cubanas es otro, no precisamente político, sino humano. También muchos maestros nos apoyan y no están de acuerdo con asumir ese trabajo bajo riesgo de contagio”.

“Los videos me siguen llegando, de madres pidiendo cordura al gobierno ante el peligro que representa esta pandemia. Que no están de acuerdo en enviar a sus hijos a la escuela hasta que no se resuelva completamente este asunto de la Covid-19. No quieren enfrentamiento con las autoridades, pero van a echar la pelea para salvar a sus hijos. Las teleclases pudieran ser la solución temporal del problema; queda entonces para las madres la misión de ser los maestros de sus hijos, hasta que pase la plaga”.