Miembros de la Asociación de Yorubas Libres de Cuba son citados por la policía política

Según denunció la Alianza Global Liberty (GLA), estuvieron bajo custodia policial durante tres horas

Varios miembros de la Asociación de Yorubas Libres de Cuba, incluido un niño menor de edad, fueron liberados de la custodia policial después de ser convocados por separado a la estación de policía en Placetas, Villa Clara esta tarde.

Según denunció la Alianza Global Liberty (GLA), estuvieron bajo custodia policial durante tres horas.

Explicaron que el sacerdote  Yolexi Sánchez López  fue el primero en ser convocado; luego, la sacerdotisa y miembro ejecutivo  Yenifel Castañeda Miranda, así como el adolescente  Anthony Lázaro Hidalgo, que fue a la estación con su madre,  Jani  Corrales del Río, también yoruba y defensora de derechos humanos.

GLA recibirá una declaración oficial sobre su experiencia este viernes.
 
La organización recuerda que en febrero, la policía cubana detuvo a Eliaisys Almeida Pavón, jefa de Relaciones Públicas de los Yorubas Libres,  por presuntamente visitar la casa de un conocido disidente cubano.

En marzo, los líderes yoruba, Donaida Pérez Paseiro y Loreto Hernández García fueron arrestados por la policía, quienes los amenazaron y declararon obscenidades sobre Dios antes de afirmar que su "único Dios era Fidel Castro".

En las Relatorías Especiales de la ONU sobre la libertad de religión o de creencias, del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria; la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y de expresión; los derechos a la libertad de reunión pacífica y de asociación; y de cuestiones de las minorías se acusó a Cuba desde el pasado 13 de mayo por atentar contra libertad de religión en la isla.

Desde entonces el régimen de Miguel Díaz-Canel no se ha pronunciado sobre las irrefutables pruebas presentadas sobre la discriminación de cubanos en función de su religión o sus creencias y la desarticulación de iglesias constituidas en el país.

En este contexto, se denunció el presunto acoso continuado del régimen cubano contra el pastor Alain Toledano, del Movimiento Apostólico de Cuba, su familia y los miembros de su congregación, cuyos miembros constituyen una minoría religiosa en Cuba.

En el documento público se refiere que “desde noviembre 2005, el pastor Alain Toledano, su familia y los miembros de su congregación, habrían sido objeto de una campaña constante de acoso e intimidación por las autoridades cubanas, incluida la Oficina de Asuntos Religiosos. Esta campaña se debería a su posición de liderazgo en la Iglesia Emmanuel en Santiago de Cuba, que está afiliada al Movimiento Apostólico, una red de iglesias que el gobierno se ha negado a reconocer y a registrar”.