Abren mercados en La Habana para calmar a un pueblo con hambre de libertad

De la noche a la mañana han surgido más de 40 mercados agropecuarios en la capital cubana
Mercados en Cuba
 

Reproduce este artículo

El gobierno comunista de La Habana anunció esta semana la apertura de más de 40 mercados agropecuarios “de nuevo tipo” tras un intento desesperado de calmar a un pueblo que tiene hambre, pero más de libertad.

De la noche a la mañana surgieron 47 mercados estatales, que serán atendidos por la Empresa de Acopio, sumando así 91. Sucede que la mayoría de ellos están poco surtidos y con el paso de los días empieza a disminuir la oferta.

Dicen desde la prensa oficialista que “además de viandas y frutas, en el mostrador tenían conservas y jugos elaborados en min industrias”. Entre las ofertas estarían las típicas viandas de estación, hortalizas, frutas, granos y algunos cárnicos. Para ello buscan “apoyo” en los polos productivos de Jagüey Grande en la cercana provincia de Matanzas.

En el municipio capitalino de La Habana del Este, donde laboran unos 36 trabajadores se comenzó el montaje en mayo último una planta de procesamiento de frutas y hortalizas. Señalan que la misma podría elaborar una tonelada por hora.

En ese mismo sitio funciona una tienda de la Empresa GELMA, para vender “herramientas y artículos para agricultores de la zona”, todo ello en Moneda Libremente Convertible (MLC). Una moneda que no recibe ningún trabajador cubano. Mermeladas, dulces y paquetes de renglones para hacer caldos se incluyen entre los surtidos destinados a varias formas de comercialización de dicha empresa.

“Lo más importante es que sean económicamente rentables y no sean una carga más al presupuesto estatal. ¿Es rentable económicamente traer mercancías desde Jagüey hasta La Habana de una empresa que ha declinado enormemente su producción? Con un polo turístico en Varadero donde suministra Ceballo. ¿Es rentable económicamente esto o es un subsidio estatal para poco tiempo?”, le cuestionaba un cubano de a pie, quien se dio cuenta de inmediato que esto era apenas una “curita” para entretener al pueblo tras las protestas populares del pasado 11 de julio.

“Alguien se dio cuenta que esto es lo mismo, ahora con menos personas a enriquecerse de manera ilícita. Los mercados deben ser de los campesinos y así eliminan los entes intermediarios y el precio de los productos a la población en más barato lo otro es el cuento de nunca acabar, Acopio tiene su función por favor”, señalaba otro cliente al nuevo “invento” de los ineficientes funcionarios comunistas en Cuba.