Medio castrista recomienda a los cubanos comer pollo y pescado este verano
Desayunos variados en su composición, ensaladas salteadas, aguacate relleno, queso, melón, pollo… variedades que sólo podrían comer los cubanos en sueños
Pescado a la parrilla
 

Reproduce este artículo

La escasez de alimentos afecta a todos los cubanos, a unos más que otros, pero los medios de comunicación del régimen parecen no estar enterados del asunto. Este 20 de agosto uno de ellos hizo recomendaciones dietéticas como si hablara al público de Estados Unidos o Europa.

Desayunos variados en su composición —frutos secos, cereales, vegetales, verduras—, ensaladas salteadas, aguacate relleno, queso, melón, pollo… variedades de la naturaleza o de preparación artesanal e industrial que sólo pueden comer los cubanos en sueños.

“La comida principal del día es el desayuno”, asegura Cuba Ahora. “Debe estar compuesto de alrededor de un 50 % de frutas y vegetales, un 25 % de cereales, preferentemente integrales, y un 25 % de proteínas, incluidas las de origen vegetal”.

Las carnes más recomendadas por su alto valor proteico son aves y pescado, preferentemente blanco. Cualquiera de estas dos opciones, preparadas a la plancha, combina a la perfección después de una buena ensalada. Incluso, puede convertirse en plato único cuando añadimos pollo a la ensalada y así se tendrá una sabrosa y nutritiva ensalada César.

Claro está, no hay mención sobre cuánto cuesta un kilo de pollo o pescado en Cuba y si el cubano promedio puedo permitírselo.

Eso sí: hay varias recetas dignas de mención y que, bien preparadas, harán las delicias de cualquier comensal: lasaña de remolacha, ensalada de garbanzos a la hierba buena, hummus de frijoles blancos con crudités de vegetales —¿quién ha visto de nuevo un frijol blanco en Cuba?—, crema de calabaza y queso, sándwich de pollo…

Nadie sabe con certeza a quién van dirigidas estas indirectas. Tal vez sólo aparecen para llenar espacios en las planas de los periódicos y los sitios webs, pero uno nunca sabe lo que pasa por las cabezas de los jefes de la prensa cubana.

Lo cierto es que, a excepción de los jerarcas del castrismo, sus familiares, y algunos privilegiados que viajan al extranjero o reciben remesas, la mayor parte de los isleños debe conformarse con los magros abastecimientos del país: masa cárnica, croqueta conformada, y algún pedazo de carne cuando tienen suerte.