Médicos cubanos secuestrados, obligados a convertirse al Islam 

Justo a los tres meses de su secuestro los dos médicos cubanos secuestrados fueron obligados a convertirse al Islam, según la prensa kenyana.

The Daily Nation mencionó este hecho al hacerse eco de un informe de inteligencia, en una nota que recuerda que este 12 de Julio se cumplen tres meses del asalto del que fueron víctimas los galenos Landy Rodríguez y Assel Herrera en la localidad de Mandera, cercana a la frontera con Somalia, por parte de bandidos que asesinaron al policía que los escoltaba en un automóvil. 

De acuerdo a distintas versiones, los delincuentes entregaron posteriormente a los cubanos al grupo terrorista Al-Shabaab, considerada una franquicia de Al-Qaeda, en la región de El-Adde en Somalia. 

Desde entonces lo único que se afirma sobre los médicos es que están vivos y que tanto las autoridades kenyanas como cubanas continúan realizando intensos esfuerzos para rescatarlos. Que el presidente cubano Miguel Díaz Canel ha contactado a sus homólogos de Kenya y Somalia, que el canciller Bruno Rodríguez se ha comunicado con su par kenyano de Exteriores y que el ministro de Salud Pública José Ángel Portal ha hecho lo mismo con su similar de la nación africana donde ejercen un centenar de médicos de la isla. 

Pero la incertidumbre es la misma, o mayor en un contexto en el que ahora se desmiente lo del presunto rescate exigido por los yihadistas equivalente a millón y medio de dólares. 

Desde noviembre pasado, también se desconoce el paradero de una trabajadora social italiana secuestrada en Chakama, al sureste del país. 

 

Días atrás el gobierno británico actualizó sus advertencias de viajes de sus connacionales a Kenya con la mención del secuestro de los dos médicos caribeños. El informe de seguridad reciente mostró que los médicos fueron trasladados al bosque Halaanqo, cerca de la ciudad de Barawe, donde supuestamente fueron convertidos al Islam “Se están realizando esfuerzos para rescatar a los médicos, pero no sé cuándo serán puestos en libertad. Lo que sé es que están vivos dondequiera que estén", dijo el comandante de la policía de Mandera, Jeremiah ole Kosiom. 

A principios de esta semana, una mujer fue ejecutada en Gedo, en Somalia, después de que se supo que ella supuestamente estaba espiando para las Fuerzas de Defensa de Kenia.

Los militantes de Al-Shabaab últimamente han intensificado sus actividades en la frontera entre Kenia y Somalia. Pero los dirigentes cubanos y la prensa oficial de la Isla no entran en detalles sobre el panorama de inseguridad y conflictos que reinan en esa zona. 

Según los informes de inteligencia, los conflictos de clanes y la rivalidad son los culpables de los crecientes casos de ataques a los kenianos en la región noreste donde está Mandera. 

"El contrabando y las luchas internas en Al-Shabaab en Somalia están detrás del actual aumento en los ataques y secuestros contra kenianos y extranjeros en los condados fronterizos de Garissa, Mandera y Wajir", dice parte del informe de inteligencia citado por el Daily Nation

El informe alegó además que el clan Marehan, que es numéricamente superior en el sur de Somalia, quiere expandir el territorio para dominar desde la región de Gedo hasta Kismayu

La ciudad de Gedo, que se encuentra cerca de la frontera con Kenia, es un centro estratégico para negocios ilegales lucrativos, especialmente la trata de personas. 

Se dice que el grupo terrorista Al-Shabaab, que ha estado perdiendo el control del puerto de Kismayu, está aprovechando la dinámica del clan a lo largo de la frontera en la región de Gedo para dirigir varios negocios ilegales y financiar sus operaciones terroristas. Por eso es que mientras se continúa escuchando que se realizan ingentes esfuerzos por salvar a los médicos cubanos la realidad es que el peligro aumenta cada día en su entorno.