Médico cubano confiesa que el régimen lo envió a misión para la que no estaba facultado
En 2014 el médico cubano Manoreys Rojas, que se había formado como traumatólogo en Cuba, fue destinado al Programa integral para pacientes con úlcera de pie diabético, en Ecuador.
Manoreys Rojas, médico cubano. Foto: Facebook
 

Reproduce este artículo

El médico cubano Manoreys Rojas, quien emigró a Estados Unidos luego de formar parte de una de las brigadas médicas exportadas por el régimen de la Isla al extranjero, confesó a la revista colombiana Semana que había sido enviado a una misión internacionalista a Ecuador, a cumplir funciones para las que no estaba facultado.

A su llegada al país andino, Rojas, que se había formado como traumatólogo en Cuba, fue destinado al Programa integral para pacientes con úlcera de pie diabético.

“Inicialmente fue difícil porque era estar en una sala de rehabilitación viendo tantos aparatos nuevos y equipos que no había visto yo. Primero, no era mi especialidad y, segundo, todos esos equipos en las salas en las que estudié no existían”, contó en una entrevista concedida al periodista Luis Carlos Vélez.

Cuando fue interrogado sobre los motivos del Gobierno cubano para destinarlo a trabajos para los que no estaba entrenado, Rojas detalló:

“Yo manejaba una consulta de pie diabético que tenía muy buen porcentaje de inclusión de casos, lo que era conveniente para Cuba porque nosotros trabajamos con un medicamento que el régimen le vendió a Ecuador muy costoso. En el primer año vendimos 10,3 millones de dólares de ese medicamento. Y lo que ellos quieren son personas que tengan esa perspectiva de incluir casos, que se logre vender el medicamento”.

Según el médico cubano residente en Estados Unidos desde 2016, el Gobierno cubano “básicamente” hace negocio con sus médicos para ganar dinero e influencia en la región.

“Detrás de todo esto hay un trasfondo político”, precisó. “En mi caso, sobre la misión médica de Ecuador, nosotros firmamos un contrato con el Gobierno de Ecuador por 2645 dólares al mes. De ese salario, el Gobierno cubano solo nos pagó 700 dólares a los profesionales cubanos, el resto se lo quedaron ellos. Vendimos 10,3 millones de dólares 25 profesionales que fuimos a Ecuador, pero de ese dinero no vimos ni un centavo. Todos esos recursos iban directamente al Centro de Tecnología Genética de Cuba”.

Además, el galeno cubano ofreció detalles sobre el adoctrinamiento llevado a cabo por el régimen de La Habana con sus médicos: “Antes de salir de la Isla nos dan cursos políticos –que tienen que recibir todos los colaboradores– y nos hablan sobre la situación del país particular adonde vamos. En ese caso teníamos que apoyar al Gobierno del presidente Correa, que era socialista”.

No obstante, Rojas aseguró que no recibieron la orientación “iniciar una campaña” sino de “salir al frente en caso de que hubiese algún comentario en las consultas, por ejemplo. La orden era evitar problemas, pero de ser necesario, defender al Gobierno del presidente Correa con opiniones positivas”.

De acuerdo con el médico, “los profesionales cubanos tienen un nivel de vida tan bajo que cuando se gradúan lo primero en lo que piensan es en oportunidades para salir, y eso se presenta por medio de las brigadas médicas”.

“En mi caso, siendo profesional me tocaba hacer de todo para subsistir en Cuba: desde criar y vender cerdos hasta vender pescados por la calle. Eso me tocó como profesional, entonces cuando uno tiene la oportunidad de salir es una puerta que se abre”, precisó.

Asimismo, opinó que “lo único que tiene detenido a los médicos para que no abandonen esas misiones es el chantaje de prohibición de ingreso a la isla por ocho años. Si no, todos los médicos abandonarían las misiones, pero los familiares están secuestrados”.

Con respecto al interés de algunos alcaldes colombianos por contratar las brigadas médicas de la Isla, aseguró: “Todo lo que sea ayuda médica yo lo veo de una forma positiva para la población. Lo que sucede con los médicos cubanos es que el Gobierno que se preste para contratar médicos a través del Gobierno de Cuba y de la empresa de servicios médicos de la Isla debe saber que se está prestando para una esclavitud moderna”.

“Estos médicos son enviados bajo presión, chantajes y con unas condiciones y salarios muy inferiores a lo que el Gobierno está recibiendo por ellos. Y sabemos que Cuba ha apoyado a las FARC y tiene intenciones en el país. Contratar médicos por medio del Gobierno de Cuba es seguirle el juego a la dictadura”, aseveró.