Médico Alexander Pupo: “Hoy oficialmente dejo de ser residente de neurocirugía”

“Hoy oficialmente dejo de ser residente de neurocirugía. Guardaré la bata que bordé yo mismo y el cuño que diseñé a mi gusto”, anunció el joven doctor este lunes 28 de diciembre
Médico Alexander Pupo: “Hoy oficialmente dejo de ser residente de neurocirugía”
 

Reproduce este artículo

El joven médico cubano Alexander Raúl Pupo Casas, acosado por la Seguridad del Estado por disentir del régimen y privado de sus estudios de especialidad, publicó que oficialmente dejó de ser alumno residente en Neurocirugía.  

Pupo Casas, originario de la provincia de Holguín y quien cursaba el primer año de la especialidad en el hospital provincial de Las Tunas, fue víctima de discriminación y acoso laboral por sus publicaciones en redes sociales ejerciendo la libertad de expresión.

“Hoy oficialmente dejo de ser residente de neurocirugía. Guardaré la bata que bordé yo mismo y el cuño que diseñé a mi gusto”, anunció el joven este lunes, en su perfil de Facebook.

“Pondré a buen resguardo mis pinzas, mi monopolar, mi martillo para reflejos, mi diapasón, mi termómetro digital, mi oxímetro, mi estetoscopio y esa minerva que sirvió para sujetar la vida de varias personas cuando lo necesitaron”, continuó su conmovedor mensaje.

Sin embargo, aseguró que algún día volverá a seguir su sueño de ser neurocirujano: “Pongo en pausa mi corazón y a todos esos instrumentos que mi hicieron feliz cada día salvando vidas hasta que un ser despreciable decidió terminar con mi carrera. Los pongo en pausa pero no los olvidaré ni los apagaré porque sé que los volveré a usar algún día cuando mi Cuba sea libre o cuando en algún otro lugar el médico sea medido por su profesionalidad y no por su pensamiento político. Un mensaje dejaré... 'A quien hoy me cerró la puerta mañana le compraré la casa'”.

A inicios de noviembre, Pupo Casas, a través de su perfil en la red social Facebook anunció que estaba a la espera de que se aprobara su solicitud para retomar su especialidad en Neurocirugía.  Pupo Casas, mostró en la publicación constancia de los documentos entregados a la directora del Departamento Provincial de Salud de Las Tunas y la respuesta obtenida por parte de esta entidad.

“(…) Hace unos días, basándome en los derechos que ostento como estudiante de posgrado, entregué una solicitud de reubicación en la Dirección Provincial de Salud de Las Tunas. Al considerar que no he cometido ni delito, ni indisciplina laboral alguna, presenté una solicitud formal para que me dieran la posibilidad de continuar mi especialidad en paz”, relató el médico cubano, quien fue obligado a abandonar su puesto por presiones del régimen debido a sus ideales políticos y publicaciones en redes sociales.

El Dr. Pupo narró que, al día siguiente de haber presentado la solicitud de continuación de estudios, fue citado y una funcionaria le explicó que, “al causar baja del hospital, que dicho sea de paso es el único lugar donde podría realizar la especialidad, podía haber ocurrido que ya no tuvieran los fondos o el presupuesto para pagar mis servicios como médico”.

Así mismo, en su publicación, Pupo Casas señaló que no existía ningún inconveniente por parte de la Dirección de Salud, según la funcionaria, a que este se reincorpore y pudiera continuar sus estudios, aunque debía llegarse hasta la Universidad de Ciencias Médicas de la provincia para comprobar que tampoco existan objeciones por parte de la Casa de Altos Estudios.

El resultado de la visita a la Universidad de Las Tunas, fue una reunión con la decana de la facultad de medicina, quien tampoco encontró impedimento para que Pupo Casas pudiera continuar su especialidad.

“Solo faltaba el hospital. Ese mismo día solicité una entrevista con el director, Dr. Henry, especialista en Neurocirugía. La reunión se llevó a cabo unos días después sobre las 10:00 a.m. En la misma sostuvimos una conversación amena durante más menos 1 hora, donde hablamos sobre lo acontecido en días anteriores y las causas que me llevaron a renunciar”, comentó el joven doctor, mientras alegó que el director de la institución medica estaba preocupado porque su postura política pudiera interferir en los pacientes y colegas de trabajo.

“Muy respetuosamente le expliqué que es un derecho de cada persona decidir con que médico desea atenderse y en quien desea depositar la confianza para que le salve la vida. También le expliqué que mis ideas no surgieron de la noche a la mañana, pero que nunca han interferido con la atención que le brindo a los enfermos… No me gusta discriminar a las personas, mas cuando estoy viviendo en carne propia la enajenación y la discriminación ideológica”, respondió.

El propio director del Hospital Provincial le aseguró que la decisión final recae en la Dirección Provincial de Salud, institución que Pupo Casas visitó ese mismo día y donde logró una reunión con  la directora del centro. “La entrevista no duró mucho, fueron solamente unos minutos  donde básicamente me explicó que para poder seguir trabajando en Las Tunas tenía que  renunciar a la especialidad e incorporarse al MGI en un consultorio, de lo contrario ella me daría la liberación para que me fuera hacia otra provincia que me aceptara para continuar mi especialidad”.

Para Pupo Casas, fue víctima de un chantaje y de un proceso burocrático desgastantepor lo que pidió copia por escrito de las palabras de la Directora Provincial de Salud, donde quede la evidencia escrita de la negativa de la institución a cumplir su derecho como médico y estudiante.