Maykel Osorbo exige entrega de la ayuda humanitaria al régimen

El rapero y activista exigió al régimen la entrega de la ayuda humanitaria enviada por cubanos residentes en Estados Unidos y que estaría arbitrariamente retenida en instalaciones de la Aduana General
Maykel Osorbo
 

Reproduce este artículo

El rapero y activista cubano Maykel Osorbo, miembro del Movimiento San Isidro, exigió al régimen la entrega de la ayuda humanitaria enviada por cubanos residentes en Estados Unidos y que, según la activista y líder de la plataforma Cuba Decide, Rosa María Payá, está arbitrariamente retenida en instalaciones de la Aduana General.

Desde su perfil de Facebook, y ante la polémica desatada sobre la ayuda por las declaraciones de reverendos del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), que han llamado a rechazarlas por considerarla una argucia ofensiva de “enemigos de Cuba”, Osorbo puso fecha al régimen para entregar los artículos enviados a los necesitados porque de lo contrario acudiría a reclamarla en persona y se manifestaría para la liberación de la ayuda.

“Me importa un bledo lo que piense quien no me entienda. Ojo, tengo mi ropa de preso las 24 horas del día, se puede romper el drenaje de mi casa y el excremento puede ensuciar el cuerpo, también puedo presentarme en cualquier prisión, no me importa nada. Solo quiero la ayuda que mandaron mis hermanos del exilio, basta de política asquerosa… 

Lo siento por el amor que le tengo a mi pequeña, pero no aguanto más tanta política asquerosa castrocomunista… Quizás sean mis últimos días, pero no me importa. He disfrutado a plenitud cada momento con mi pequeña y me siento apto para ir por mi batalla final, de los cobardes no se ha escrito nada”, escribió el rapero.

En otra publicación decidió ir más allá y fijar una fecha de plazo para el régimen. Subiendo el tono de la advertencia, ratificó que, contrario a lo esgrimido por el CIC y el oficialismo, hay muchos cubanos que necesitan de la ayuda, oportuna y gratuita, tal cual les fue enviada.

“Con trenzas en mis pasas y mi sonrisa transparente pido la ayuda de mi gente, si el martes no tengo respuesta, aunque no pueda celebrar mi cumple y el de mi hija, me voy loma abajo por lo que mis amigos le mandaron a mi pueblo, espera y verás, yo si tengo un par de timbales para reclamar mi ayuda y tú lo sabes”, espetó Osorbo.

Desde el 12 de agosto, reverendos del CIC se han pronunciado en contra de la ayuda humanitaria y han intentado desacreditar a Cuba Decide y sus coordinadores, impulsores de la iniciativa que recolectó y envió la ayuda a la isla.

Nada dijeron los reverendos sobre la retención de la misma ni comentaron respecto a su entrega. Para ellos es una campaña contra Cuba, que en su clave es lo mismo que el régimen, por lo que las iglesias a las que representan se desmarcan de la iniciativa de los cubanos exiliados.

Sin embargo, el CIC no representa a todas las iglesias de Cuba ni fue con él con quien se contó para distribuirla en la isla. Este sábado, Rosa María Payá criticó sus pronunciamientos respecto a la ayuda, la cual, dijo, no se les envió a ellos.

Desde su perfil de Facebook, Payá lanzó una “aclaración sobre la ayuda humanitaria”: “NO pertenece a los Reverendos Santana y Dopico. El Presidente y el Secretario del Consejo de Iglesias NO tienen nada que rechazar porque la Ayuda Humanitaria NO se les envió a ellos”.

Con 28 iglesias miembros, más de la mitad de las iglesias evangélicas cubanas, al CIC se le señala su excesiva cercanía y complicidad con el régimen, lo cual le hace verse como una entidad oficialista para simular una relativa libertad religiosa. 

Los rostros más visibles del CIC son identificados como acólitos del oficialismo, que llaman a sus feligreses, bajo argumentos como la unidad y el patriotismo, a apoyar al Gobierno y no manifestarse contra éste.

Pero, tal y como manifestó Osorbo, muchos cubanos requieren la ayuda, por lo que al menos él no se quedará de brazos cruzados viendo como el gobierno desprecia las toneladas de alimentos e insumos enviadas al pueblo por verdaderos compatriotas, o la destina sabrá Dios a qué fines.