Matanzas: sancionan a trabajadores que vendieron leche con gusanos

La negligencia de estas tres personas permitió que la leche llegara con larvas de insectos, lo que provocó indignación entre los consumidores.
Leche-Cuba
 

Reproduce este artículo

La Empresa de Productos Lácteos Matanzas impuso sanciones a dos técnicos y un obrero implicados en un caso de negligencia en la distribución de leche que llegó a la prensa local, informó este 22 de septiembre la institución.

“Se determinó imponer medidas disciplinarias de separación definitiva de la entidad para el chofer B en Acopio y Distribución Fidel Álvarez Siska y la técnica en Análisis de los Alimentos Martina Manso Garbo”, especificó en nota de prensa el periódico Girón.

El responsable del laboratorio, Yurien Ibarra Díaz, fue multado por la cantidad de 500 CUP, por parte de los inspectores estatales, al amparo del Decreto 22 / 19 de la Industria Alimenticia, en donde se disponen las contravenciones a imponer en estos casos.

“Además de ser corregido disciplinariamente el compañero Yonet Suárez Recondo —agregó el medio—, quien ocupa el cargo de operario de Tratamiento de Leche, jefe de turno en la UEB de Productos Lácteos Matanzas, con multa del 25 % del salario básico de un mes, mediante descuentos de hasta un 10 % del salario mensual”.

La negligencia de estas tres personas permitió que la leche transportada por Álvarez hasta sus puntos de venta en la provincia Matanzas llegara con larvas de insectos, lo que provocó indignación en las personas encargadas de venderla y los consumidores.

El escándalo llegó hasta el periódico Girón, que publicó un reportaje investigativo titulado “Entre el agua y la leche: ¿el descontrol?”.

Según la investigación de la Empresa, los gusanos llegaron a las pipas de transporte debido a que no fueron higienizadas correctamente, mientras los técnicos encargados de dar el aval sobre la idoneidad de los depósitos fueron negligentes al momento de evaluarlos en el laboratorio de la entidad.

La leche se distribuye de manera racionada en puntos de venta del país a niños menores de 7 años, edad a partir de la cual dejan de recibirla por disposición oficial del Estado.