"Mamá ¿somos pobres?" Cubana no sabe qué responder a su hija sobre tiendas MLC
“(…) no logro explicarle a mi hija, por qué en un país en el que se llenan la boca diciendo que todos somos iguales, cada vez que salgo a la calle: llego con las manos vacías”, cubana crítica tiendas en MLC
Mamá, ¿somos pobres?: cubana no sabe qué responder a su hijo sobre tiendas MLC
 

Reproduce este artículo

La cubana Yunet Alfonso criticó a través de las redes sociales las tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC). En su perfil personal en Facebook, la joven compartió una interrogante que le hizo su pequeña niña, para acercarse al tema de las desigualdades que establecen las ventas de productos básicos en dólares, cuando los trabajadores reciben los salarios en moneda nacional.  

“'Todos los niños son diferentes, nunca permitas que te comparen al tuyo con ningún otro': Hasta hoy, creo que fue el mejor consejo que me dio mi suegra mientras la tuve, y desde ese día me di a la tarea de interiorizarlo yo,  y hacérselo saber al mundo”, inició contando Alfonso,  quien según se describe en su perfil reside en la capital de la isla. 

“Años después tuve a mi hija, y con el lema de 'todos somos diferentes' la he criado. Así logro que comprenda por qué hay mujeres calvas, hombres con aretes, negros con blancos, parejas homosexuales, niñas con pistolas, hombres en ballet... Y logro que aprenda con su corta edad a respetar los gustos o las creencias de cada quien, porque un día ella saldrá de mi casa a enfrentarse al mundo, porque un día yo no estaré”, añadió.

Yunet Alfonso, subrayó en su publicación: “Lo que no logro explicarle a mi hija es por qué en un país en el que se llenan la boca diciendo que todos somos iguales, cada vez que salgo a la calle llego con las manos vacías, o con unas galletas raras que sustituyen las que antiguamente su papá y yo le comprábamos en cualquier tienda. Está bien que cambie la perspectiva económica en Cuba, pero ¿a qué precio? Que le digo cuando (como ayer) me pregunte: 'mamá, y ahora como no podemos comprar en la tienda, ¿somos pobres?' Que me digan que le respondo, porque a mí me dio risa, una especie de risa nerviosa, con decepción, con bochorno, lastima y ¡ganas de gritar!”

“Para los que me preguntaron por la foto, no es una foto mía, pero es real. Eso lo había hoy en la tienda Vía Blanca, en MLC”, concluyó.

Sus opiniones desataron disímiles reacciones. Iris González, le comentó: “Si nosotros mismos que somos adultos no entendemos, ¿cómo explicárselo a un niño? Por eso a un sin número de niños les preguntas qué quieren ser cuando grande y te respondes que 'jineteras', o que quieren irse 'para el Yuma', y no son los padres los que le enseñan eso, es lo que ven. Es la triste realidad de este país, y que cada vez va a peor . Tanto que dicen que los niños son el futuro de este país y ellos mismos los obligan a querer emigrar desde que tienen uso de razón”. “Excelente servicio gobierno cubano”, ironizó junto a un emoticon de aplusos.

En tanto, el usuario en Facebook identificado como Michel Morán Bloqueado, señaló: “Sin dólares americanos no hay confituras.... realidad cubana”

“(…)Yo como padre de un nene de 5 años, he sufrido lo que la mayoría, y por eso a veces siento vergüenza de ser de esos muchos que permitimos que estas cosas sigan sucediendo”, acotó Eduardo Muñoz Mora.

Yuris Piedras, también opinó que “hay tantas cosas sin explicación que ellos [el régimen] quieren justificar, y al final terminan hablando mier… y diciendo puras mentiras. Cuando uno sale de Cuba se da cuenta de muchas cosas y muchas mentiras que vivimos allá”.

Una petición circula en redes sociales bajo el lema “Cierren las tiendas en MLC” y promovida por cubanos indispuestos con la medida adoptada por el régimen de vender productos de primera necesidad en las tiendas en divisa.

El documento exige “el cierre inmediato de las tiendas en dólares o MLC, moneda que no se produce [sic] dentro del país” y “el reabastecimiento de todas las tiendas en CUP o pesos cubanos, la moneda con la que paga el Estado a sus trabajadores”.

Según los redactores, las tiendas generan segregación económica y exclusión social violando los derechos garantizados en la Constitución, donde se dice, en su artículo 31, que “el trabajo remunerado debe ser la fuente principal de ingresos que sustenta condiciones de vida dignas, permite elevar el bienestar material y espiritual y la realización de los proyectos individuales, colectivos y sociales”.