Madrugó para comprar comida y lo quería multar la policía

Yudiel Fonseca Baute, denunció que madrugó comprar alimentos y al salir de su residencia fue detenido por un agente del régimen, trasladado a una estación policial y recibió amenazas de que sería multado
Yudiel Fonseca Baute. Foto:Facebook
 

Reproduce este artículo

El cubano Yudiel Fonseca Baute, denunció este martes 30 de marzo en las redes sociales que amaneció hoy para intentar comprar alimentos y al salir de su residencia fue detenido por un agente del régimen, trasladado a una estación policial y recibió amenazas de que sería multado.

En su perfil de Facebook Fonseca Baute detalló que salió de su casa “a las 5:00 a.m. para hacer la cola para comprar comida, en mi propia dirección particular se hace la cola, y un oficial me dijo que había salido antes de hora”.

“A las 5:08 a.m. me trasladaron hasta aquí [unidad de la policía] y me quieren multar por propagación de epidemia”, criticó.

El régimen impuso en La Habana un toque de queda nocturno, una medida que busca contener el rebrote de covid-19, con el que queda prohibido la movilidad de personas y vehículos en el horario comprendido desde las 07.00 p.m. hasta las 05.00 a.m. 

Fonseca Baute, cuestionó además las informaciones oficialistas que transmiten por los medios estales: “tan 'lindo' que hablaron anoche en el noticiero, que en las redes lo que quieren es cambiar las mentalidades, y quienes te cambian la mentalidad es el propio gobierno que te oprime y maltrata con el hambre que hay en este país”.

“De aquí para la Plaza de la Revolución porque el oficial me dijo que aquí se hacía lo que dijera la policía”, añadió.

Su publicación provocó decenas de reacciones y comentarios. Yumara Rossel, señaló: “Por eso es que estamos como estamos, las autoridades de este país son una falta de respeto (…) lo que íbamos a comprar hoy, se lo llevaron ellos mismos por detrás ayer”.

Por su parte, Elsa Baute, agregó: “Muy cierto, ayer en la tienda la América en el horario de la tarde se paró la cola porque los mismos policías permitían que la gente se colara, y qué pasó que el custodió, entre otros, se llevaban el café en mochila: esto lo vi desde el portal de mi casa en compañía de otros vecinos. 

“Todo es una falta de respeto, no entiendo por qué se dice que tienes que salir después de las 5:00 a.m. y en cuando llegas a la tienda hay sí, pero 5 mil personas (…) ellos mismo saben todo esto y se hacen los anormales porque no quieren ver o les conviene mejor así (…) los primeros descarados son los de la tienda, los policías los que organizan la cola a su conveniencia y si seguimos nadie ni el pueblo coge ningún alimento”, concluyó Irasema Velázquez. 
 

Hace apenas unos días Yuri A. Ramos Peraza, una madre cubana de Pinar del Río que esta semana fue multada con 1500 pesos injustamente, según su testimonio, protestó la sanción y aseguró que no pagará “nada” a los “represores del gobierno”.

En un post publicado en su perfil de Facebook, Ramos Peraza explicó que el 23 de marzo fue “víctima de una injusticia”, ante la cual no se puede “quedar callada”.

La residente en la población de San Luis, occidental provincia de pinar del Río, y madre de tres hijos varones, señaló a los inspectores como “represores a servicio del gobierno”, que se presentaron en el puesto de trabajo de Yuri Ramos y le impusieron una multa de 1500 pesos cubanos (equivalentes a unos 60 dólares), monto que es casi un sueldo mínimo en Cuba (alrededor de 2000 pesos).

La razón habría sido “por no poner fecha al pomo de hipoclorito”, una sustancia que, durante la pandemia, en la isla se utiliza como desinfectante.

“¡¡Qué burocracia!! Lo importante es que estaba ahí [el pomo], y está siendo utilizado”, criticó Ramos Peraza. Pero tales argumentos no disuadieron a “uno de estos abusadores”, inspector que según la denunciante “se hace llamar Leoncio Hernández” y es residente del mismo municipio.

La multa fue impuesta a la madre por Hernández, quien en la zona “es conocido como 1500, ya habrán entendido el porqué del apodo”.

 

Tags