Ulises Toirac sobre madres cubanas: No hay paz para ellas en los tiempos que vienen

El popular humorista cubano Ulises Toirac, a propósito del Día de las madres, afirmó que las madres cubanas no dejan de pasar pruebas duras y cree que para ellas no habrá paz en el futuro cercano
Ulises Toirac
 

Reproduce este artículo

El popular humorista cubano Ulises Toirac compartió palabras emotivas y de reflexión con sus seguidores a propósito del Día de las madres, en las que manifestó creer que para las madres cubanas no habrá paz en el futuro cercano.

“La madre cubana no deja de pasar pruebas duras. Y creo que no hay paz para ellas en los tiempos que vienen, porque muchos de nosotros seguimos olvidando que ellas están ahí para no detenernos, pero sufrir por ello”, escribió Toirac en su post, que hasta el momento ha generado centenares de reacciones y comentarios. 

El humorista enfatizó en varios momentos la dureza de las pruebas que atraviesan las madres de la isla. “Recuerdo a la mía por los setenta cogiendo un aire después de la jornada de trabajo y mirando los estantes tratando de adivinar alguna señal divina”, dijo, en clara referencia a la habitual escasez de alimentos y bienes de primera necesidad en Cuba.

“Tengo en mi memoria madres que no dejaron espacio al desamor en medio de los apagones y se las arreglaron para animar sombras con las manos en la pared a la luz de una vela, madres que sacaban un short infantil de una saya que aun podía usarse, madres que dieron chancletas cuando salían de una reunión de padres en la que su hijo mostraba cinco estrellas de travesuras, para luego abrazarlo y casi pedirle perdón por la paliza”, agregó.

En sus palabras, Toirac, que acude con frecuencia a las redes para pronunciarse sobre temas de la actualidad del país, no olvidó a las “madres que perdieron a sus hijos en las guerras de otros sitios y las que los perdieron en el mar”, ni a las que “prefirieron alejarse de todo para tejerle un futuro a sus hijos”.

Por tales pruebas y sacrificio, y por la incertidumbre del futuro, concluyó, “las tengo que amar y pensar en ellas. Y mandarles un abrazo y un gran beso”.