Madre de joven preso denuncia que los fiscales forzaron a los testigos

Elienay Suárez, madre de Maikiel Armando Peña, asegura que los fiscales forzaron a los testigos a declarar contra jóvenes manifestantes del 11 de julio.
 

Reproduce este artículo

Elienay Suárez, madre de Maikiel Armando Peña, uno de los 11 cubanos enjuiciados por las protestas de julio en Vegas, en Mayabeque, denunció a América Noticias que los fiscales forzaron a los testigos a declarar en contra de todos los acusados en el juicio.

La madre de Maikiel, a quien le piden 12 años de prisión, asegura que el fiscal retrasó un día más la sesión para llevar a un supuesto testigo que al final dijo reconocer a uno solo del grupo.

Suárez, quien estuvo presente en el tribunal, asegura que ahí se demostró la inocencia de todos y que hasta el instructor del caso se refirió a la buena conducta de ellos.

Las denuncias sobre fiscales intentando forzar a testigos contra acusados por las protestas del 11 de julio en Vegas, Mayabeque, ocurre mientras madres de otros cubanos presos en otras provincias llamaron a unirse y a salir a las calles a defender la inocencia de sus hijos por participar en esta rebelión.

Maikiel y otros manifestantes fueron juzgados por los delitos de sabotaje, desorden público y desacato entre el 13 y el 15 de diciembre. En el poblado de Vegas, donde reside Peña, fueron arrestadas nueve personas tras las protestas masivas contra el gobierno, que estallaron el 11 de julio en San Antonio de los Baños y se extendieron a decenas de localidades de la isla gracias a Internet.

Hasta el 23 de noviembre, el Centro de Información Legal Cubalex y el grupo de trabajo sobre detenciones por motivos políticos en Cuba, Justicia 11J, registraron un total de 1281 arrestos por las masivas protestas. Fueron excarceladas 551 personas, mientras que continúan detenidas 662, entre ellas más de 20 jóvenes cubanos de 18 años o menos.

Desde inicios de octubre, tribunales municipales y provinciales comenzaron los juicios contra manifestantes del 11 de julio, día del levantamiento popular más grande en la historia del socialismo cubano, según los expertos. Las penas oscilas entre algunos meses y más de 20 años de prisión.

Daniel Joel Cárdenas Díaz, un manifestante que salió a la calle en Cárdenas, Matanzas, fue condenado a 27 años de cárcel el 3 de noviembre. El joven fue arrestado en su casa durante un operativo policial en el que intervinieron los “boinas negras”, fuerzas especiales del Ministerio del Interior.

"Las peticiones fiscales contra manifestantes pacíficos en Cuba prácticamente equiparan las protestas con los delitos de homicidio. De concretarse, estas serían las sanciones de cárcel más altas desde la Primavera Negra de 2003 por motivos políticos”, indicó Alejandro González Raga, director ejecutivo del Observatorio Cubano de Derechos Humanos.

La Fiscalía de Artemisa pidió 14 años de prisión para el cubano Yeremin Salsines Jane, de 31 años, por manifestarse pacíficamente allí.

El 19 de octubre el Tribunal Municipal de San José de las Lajas condenó a diez años de cárcel al joven Roberto Pérez Fonseca, quien rompió un cuadro de Fidel Castro durante las protestas.