Luis Robles sale de celda de castigo con lesiones en la piel

El joven de 28 años, acusado de "crímenes contra la Seguridad del Estado" por exigir pacíficamente la libertad del rapero contestatario Denis Solís, fue encerrado en un lugar insalubre, hecho para quebrar la resistencia moral y física de los prisioneros.
Luis-Robles
 

Reproduce este artículo

Tras permanecer varios días en celda de castigo, el preso político Luis Robles Elizástegui fue trasladado a la sala común del Combinado del Este, ubicada en La Habana, con lesiones en la piel, aseguró este 24 de marzo su hermano, Landy Fernández.

En comunicación con Radio Televisión Martí, Fernández dijo que el joven presenta síntomas epidérmicos de alguna alergia debido a las pésimas condiciones higiénicas de la celda, por lo cual tuvo que llevarle medicamentos hasta el penal.

Robles no supo decir cuál fue la razón exacta del escarmiento que sufrió en la cárcel de máxima seguridad, pero, al parecer, estuvo ligado a una protesta suya ante las autoridades. En febrero, CubaNet había informado sobre otra protesta y sanción al joven de 28 años, noticia que fue replicada por medios independientes.

La jefatura del Combinado del Este mantiene a Robles en la zona denominada “El Depósito”, acusado de actos contra la Seguridad del Estado, por salir a finales del año pasado al bulevar de San Rafael, en La Habana, con un cartel donde exigía la libertad del rapero contestatario Denis Solís, quien sigue encarcelado.

La iniciativa estuvo relacionada con la huelga de hambre y sed iniciada por el Movimiento San Isidro en noviembre de 2020, en protesta por el arresto ilegal de Solís, que fue desalojada a la fuerza el 26 de ese mes, con un alto costo simbólico para el régimen.

El pasado 4 de enero la ONG Prisoners Defenders incluyó a  Robles (sin afiliación política) como uno de los nuevos convictos de conciencia en Cuba, “preso por manifestarse espontáneamente de forma irreprochable y pacífica en La Habana. El vídeo de su detención prueba que los cargos de Desacato y Desórdenes Públicos son completamente falsos”.

El régimen acusa al joven de violar el artículo 124 y siguientes del Código Penal, que establece privación de libertad de 10 a 20 años o la muerte a quien viole el espacio aéreo, penetre clandestinamente en territorio nacional y organice o forme parte de grupos armados.

La multa por sostener un cartel pidiendo la libertad de Denis Solís fue de 1000 pesos cubanos, supuestamente al amparo del Decreto 272, artículo 11 del Código Penal cubano, que prevé sanciones por “afear el ornato público” con vallas. 

Las imágenes de su protesta fueron ampliamente difundidas en las redes sociales. Como muestran las grabaciones, las personas a su alrededor hicieron una especie de cordón para protegerlo y a la vez repetían las consignas que este manifestaba pacíficamente.