"Llevo varios días esperando": cubana busca solución para hijo hospitalizado

La activista aseguró en redes sociales que se encuentra en una sala donde hay personas con enfermedades contagiosas y teme que su niño se complique
"Llevo varios días esperando": cubana busca solución para hijo hospitalizado
 

Reproduce este artículo

La opositora cubana, Yadisley Rodríguez Ramírez, denunció que su hijo de 6 años lleva una semana hospitalizado en el Pediátrico de Camagüey y los médicos no saben lo que tiene.

La activista aseguró en redes sociales que se encuentra en una sala donde hay personas con enfermedades contagiosas y teme que su niño se complique.

"Para nadie es un secreto que no hay buena higiene y mucho menos buena comida en los hospitales. Llevo varios días esperando por un especialista para q le venga a hacer una prueba a mi hijo y así pasan los días", añadió.

Rodríguez Ramírez dijo que decidió junto a su esposo, llevarse al niño del centro médico, para que lo atienda un pediatra privado.

"Por favor pido que mis hermanos de lucha y todo el que quiera que lo comporta para que esto llegue a todo el que me pueda ayudar", concluyó la mujer.

Yadisley recordó que cuando su hijo pequeño tenía 2 años estuvo 49 días en coma por falta de atención.

En marzo, ADN Cuba informó sobre el caso de Yarelys Alarcón Anaya, quien ha perdido todas sus propiedades intentando salvar la vida de su hijo de cinco años, afectado actualmente por una hemisferectomía derecha como consecuencia de una epilepsia refractaria. 

Licenciada en Enfermería desde hace 15 años, Alarcón Anaya relató que su hijo, Geovanis Bárzaga Alarcón, lleva tres años ingresado en el Hospital Pediátrico Juan Manuel Márquez, el único centro de salud en el país donde existen las condiciones especializadas óptimas para atender su padecimiento.   

"Mi hijo nació sano, y a los dos años de edad, el 16 de septiembre de 2017, debutó con una epilepsia refractaria por lo que tuvo que ser ingresado", explica Alarcón Anaya, oriunda de Bayamo, Granma, y madre de otro niño menor de edad.

"Ese día los médicos me dijeron que todo iba a estar bien, que son cosas que suceden. Mi hijo siguió supuestamente su curso de vida normal, es decir, hablando, caminando, jugando. Pero sigue lejos de estar bien: empezó a deteriorarse neurológicamente llegando a desarrollar, en un solo día, más de trescientas crisis epilépticas".

Como consecuencia, Geovanis tuvo que ser inducido al coma por más de seis meses e ingresado durante casi tres años en el pediátrico Juan Manuel Márquez, donde se ha sometido a más de 20 cirugías.

El gobierno no ayudó a Alarcón Anaya en medio de su desesperación para mantener con vida a Geovanis. Se siente "desamparada, disgustada y maltratada psicológicamente".