"A la marcha todos”: aparecen mensajes contra el régimen en Pinar del Río

Estos actos de protestas son multados por las autoridades cubanas y, en ocasiones, los responsables pueden ir a la cárcel.
 

Reproduce este artículo

Una para de ómnibus en Pinar del Río amaneció con carteles contra el presidente Díaz-Canel y a favor de la Marcha Cívica convocada para el 15 de noviembre, informó este 3 de noviembre CubaNet.

“Díaz-Canel singao” y “A la marcha todos” fueron los escritos grabados en una parada ubicada frente a una escuela primaria de esa provincia del occidente cubano.

Estos actos de protestas son multados por las autoridades cubanas con varios miles de pesos. En ocasiones, los responsables pueden ir a la cárcel, bajo el artículo 144 del Código Penal (ley 62) por “calumnia, difamación, injuria o insulto” a un funcionario público.

Desde inicios de octubre, el sistema judicial cubano comenzó a imponer sanciones a manifestantes del 11 de julio que se encuentran en cárceles cubanas por delitos como “desacato”, “instigación a delinquir” y “desorden público”.

El activista cubano por los derechos humanos Yordis García Fournier, uno de los manifestantes detenidos en Guantánamo el 11 de julio, se enfrenta a una posible condena de cinco años de privación de libertad por gritar “Díaz-Canel singao” en plena vía pública.

"Las peticiones fiscales contra manifestantes pacíficos en Cuba prácticamente equiparan las protestas con los delitos de homicidio. De concretarse, estas serían las sanciones de cárcel más altas desde la Primavera Negra de 2003 por motivos políticos”, indicó Alejandro González Raga, director ejecutivo del Observatorio Cubano de Derechos Humanos.

El grupo Archipiélago, una asociación de ciudadanos coordinada por el dramaturgo Yunior García, convocó a una nueva jornada de protestas el próximo 15 de noviembre.

Archipiélago decidió adelantar la manifestación planificada inicialmente para el 20 de ese mes, a raíz de la decisión del régimen de nombrar el 20 de noviembre como “Día de la Defensa Nacional” y movilizar tropas militares y paramilitares desde el 18.

El 12 de octubre el régimen declaró ilícita la marcha. Los organizadores en cada territorio fueron informados de la negación a través de las intendencias de sus localidades.

El 21 de octubre la Fiscalía General de la República amenazó a los promotores de la marcha del 15N, organizados en el grupo contestatario Archipiélago, con procesarlos por “instigar a delinquir” y otros delitos.

Decenas de ciudadanos en La HabanaHolguín, Santa Clara, Pinar del Río, Cienfuegos, Nuevitas, Camagüey, Las Tunas y Guantánamo, entre otras localidades, firmaron documentos que notifican a las autoridades la intención de marchar demandando respeto a los derechos humanos y a favor de la libertad de los presos políticos.