La Habana: nuevas tiendas en dólares amanecen con colas

Largas colas en las tiendas estatales con ventas en MLC (Moneda Libremente Convertible) en La Habana. Periodistas independientes y activistas sitiados arbitrariamente por la Seguridad del Estado y sin Internet
Foto publicada por Patrick Oppmann de CNN en Twitter.
 

Reproduce este artículo

Inició la implementación de tiendas estatales en Cuba con ventas en MLC (Moneda Libremente Convertible) y se aprecian largas colas, con presencia de la policía del régimen. Varios periodistas independientes han sido sitiados está mañana por la Seguridad del Estado, evitando que reporten sobre la profunda indignación de la mayoría de los residentes en la isla frente a esta nueva médica económica.

Patrick Oppmann de CNN, escribió este lunes en su cuenta en Twitter:

“Gente en La Habana haciendo fila para comprar comida y otros artículos esta mañana en la nueva tienda "Moneda Libremente Convertible" que vende productos en dólares estadounidenses”, compartió junto a una imagen donde se observan a varias personas en espera para acceder al establecimiento comercial y policías del régimen controlando la cola. 

En tanto, varios reporteros independientes han denunciado desde horas bien tempranas que han sido sitiados arbitrariamente en sus residencias. La periodista Luz Escobar publicó en sus redes sociales que la obligan a permanecer en su vivienda, obstaculizando su trabajo.

“Lindo lunes tengan todos. Un oficial de la Seguridad del Estado me informa que esta mañana no puedo salir de mi casa”, expresó la reportera del diario 14ymedio.

Ariel Maceo, colaborador de ADN Cuba también ha sido sitiado por autoridades policiales y la periodista Mónica Baró (Premio Gabo), denunció que su servicio de datos móviles ha sido interrumpido. De igual modo se le ha cortado la Internet a otra decena de activistas sociales.

¿Qué buscar el régimen con estas habituales medidas represivas contra los periodistas y activistas en el país? Evitar que muestren el descontento generalizado de la población contra  las nuevas médicas económicas anunciadas por el régimen. Si antes la moneda estadounidense estuvo penalizada en la isla “comunista”, ahora el castrismo la pide a gritos, presionado por una falta de liquidez.

El régimen continúa inaugurando tiendas a precios inasequibles para la mayoría de los ciudadanos y muchas de ellas en dólares. Cuando se trata de ingresar MLC (Moneda Libremente Convertible) a las arcas estatales, no falta el champú de varias marcas, desodorante, aceite de cocina y todo tipo de productos para aseo personal y lavado de ropa, lo cual apenas se encuentra en otras entidades por más bajos costos y en la moneda que se les paga  a los trabajadores en la isla.

Frente a la profunda crisis y escasez que prevalece en Cuba por la ineficiente gestión gubernamental, se anuncian medidas que una vez más sólo perjudican a las personas con más bajos ingresos.