Cubana sobre medidas del régimen: ¿Hasta cuándo vamos a permitir el descaro?
El gobierno cubano sólo implementa medidas económicas para el que tiene dinero. No incentiva la producción nacional, el emprendimiento doméstico y la inversión extranjera; mira con desdén al capital de ciudadanos cubanos, polemizó una cubana en redes sociales
Tiendas con ventas en MLC (Moneda Libremente Convertible)/Cuba. Foto: Facebook
 

Reproduce este artículo

Cubanos desde dentro y fuera del país continúan haciendo pública su indignación sobre las nuevas médicas económicas anunciadas por el régimen. Si antes la moneda estadounidense estuvo penalizada en la isla “comunista”, ahora el castrismo la pide a gritos, presionado por una falta de liquidez.

El régimen continúa inaugurando tiendas a precios inasequibles para la mayoría de los ciudadanos y muchas de ellas en dólares. Cuando se trata de ingresar MLC (Moneda Libremente Convertible) a las arcas estatales, no falta el champú de varias marcas, desodorante, aceite de cocina y todo tipo de productos para aseo personal y lavado de ropa, lo cual apenas se encuentra en otras entidades por más bajos costos y en la moneda que se les paga  a los trabajadores en la isla.

Frente a la profunda crisis y escasez que prevalece en Cuba por la ineficiente gestión gubernamental, se anuncian medidas que una vez más sólo perjudican a las personas con más bajos ingresos.

“Desde hace 30 años, el gobierno cubano sólo implementa medidas económicas para el que tiene dinero. Su estrategia para reanimar la economía se basa en exigir a directivos de empresas que disminuyan las importaciones y que capten divisas. Pero, no se les ocurre incentivar la producción nacional, dar luz verde al emprendimiento doméstico, y la inversión extranjera mira con desdén al capital de ciudadanos cubanos. Las más recientes medidas (Dolarización, Segunda Parte) son una continuidad de todo esto. Esos dólares irán a donde siempre han ido y el pueblo verá de ellos lo que siempre ha visto” escribió en su perfil en Facebook la cubana Annarella Grimal.

Las redes sociales se han convertido en el principal espacio de denuncia sobre las arbitrariedades del régimen cubano. En las últimas semanas residentes en varias provincias del país han cuestionado la implementación de tiendas estatales con ventas en MLC, mientras que en el resto predomina un total desabastecimiento.

Grimal, refirió que “en estos momentos, uno de cada cuatro cubanos tiene familia en el extranjero y muchos de ellos aceptan la dolarización (segunda parte) y ya muchos están solicitando tarjetas AIS en dólares para poder seguir los lineamientos de Miguel Díaz-Canel o Raúl Castro”.

“Y yo entiendo” -agregó en Facebook-”. “El que puede, puede. Mientras tanto, muchos dejamos de vivir, de estudiar, de vacacionar para contribuir a que nuestros familiares coman más o menos regular o para de vez en cuando evitarles el gasto de Internet porque el gobierno incompetente que nos explota a todos los cubanos solo quiere seguir viviendo de parásito. Y aún así hay quien piensa que uno debe hacerse el ciego y el mudo con ese gobierno o que por vivir fuera uno ha perdido el derecho a reclamar. Quieren mis euros, pero no quieren mi opinión. ¿Quién demonios les dijo que las cosas tienen que ser en sus términos?”, acotó.

 

“Yo me pregunto, ¿hasta cuándo vamos a seguir haciendo el papel de marionetas? ¿Quién piensa en los que no tienen cómo adquirir dólares? ¿Qué podemos hacer para impulsar un paquete de medidas que beneficien a todos los cubanos, en vez de actuar de manera egoísta, resolver nuestro problema y el de nuestros familiares y a los demás que los parta un rayo?”, cuestionó Annarella Grima en su publicación.

Apenas transcurrió un día tras el anuncio de las nuevas medidas económicas en Cuba, que ahondan la dolarización de la economía, y ya la moneda de Estados Unidos subió un 15% en el mercado negro, según medios independientes de la Isla.

Los mecanismos de mercado están funcionando; poco a poco ese país se acerca a lo inevitable. Pero, claro está, no todos saldrán beneficiados: para algunos cubanos las medidas como el encarecimiento del dólar empeorarán su situación económica, sobre todo esos que no reciben remesas del extranjero.

“Nadie de ese poder ha tenido en cuenta a los emigrados (con cuyo dinero ese poder piensa engrosar sus arcas), ni siquiera para incluirnos de manera vinculante en los destinos de la nación, en sus leyes. Pero eso no es nada. Ahora hay paquetes turísticos para seguir exprimiendo al pueblo. Los servicios pésimos como regla, aunque hay excepciones. Hay, además aumento de precios a productos de primera necesidad. Hay desabastecimiento en las tiendas por cuc o cup, pero a las tiendas en dólares las están surtiendo con todo. Entonces, queridos todos, las cartas están sobre la mesa. ¿Hasta cuándo vamos a permitir el descaro?”, concluyó.