La Habana: youtuber denuncia que apuñalaron a su padre para robarle celular

El youtuber que administra varias páginas denominadas “Vámonos con Juanka”, denunció que a su padre lo atacaron en La Habana para robarle un teléfono móvil y lo apuñalaron en el abdomen y la espalda
youtuber denuncia que apuñalaron a su padre para robarle celular
 

Reproduce este artículo

El youtuber cubano Juan Carlos, que administra varias páginas en redes sociales denominadas “Vámonos con Juanka”, denunció que a su padre lo atacaron en La Habana para robarle un teléfono móvil y le dieron varias puñaladas.

“Los delincuentes y asesinos no respetan ni la edad ni las circunstancias, aunque estén en ventaja. Ayer todo parecía derrumbarse, pero Dios puso su mano”, comenzó en un post de su perfil de Facebook.

“Mi padre salía bien temprano en la mañana de su guardia y tres hombres, repito, tres hombres, al ver a esta presa fácil (señor mayor, muy flaco, solo y con un móvil) decidieron seleccionarlo para hacer el pan o el día”, denunció.

El padre de Juan Carlos transitaba el martes 15 de junio por la calle “Las cañitas” y había mucha oscuridad, pues era de madrugada. Sin embargo, los atacantes notaron que tenía en el bolsillo de la camisa un celular.

“Lo atacaron por la espalda, dejándolo inmovilizado, le quitaron el móvil, y uno de ellos expresó: pínchalo, pínchalo... y se hizo la obra: dos puñaladas. La primera por el abdomen, lo tiran al suelo y le proporcionan la segunda por la espalda”.

El joven cuestiona en su post que, si ya tenían el móvil en sus manos, “¿eran necesarias las puñaladas?”, y “¿Tanto peligro representaba aquel viejo que impediría que ellos escaparan?”

El youtuber, que solo en esa red social tiene 20 800 seguidores, denuncia que “hoy los tres abusadores andan sueltos por algún lugar del barrio, (…) puede ser un vecino, un amigo o un conocido, tratando de vender aquel móvil a cualquier 'inocente' con el propósito de disfrutar su éxito: Tomar ron o drogarse”.

En otro post, Juan Carlos explicó que compartió en Facebook los detalles de la “amarga experiencia”, porque “no todos corren con la misma suerte: en el suelo desangrándose, ponerse en pie, caminar unos metros más hasta la panadería, pedir auxilio, no aparecer carro a esa hora, seguir desangrándose, caminar hasta el policlínico, recibir los primeros auxilios (…) esperar la ambulancia (…) trasladarse al hospital Calixto García y ser intervenido quirúrgicamente y con la buena noticia que no te han jodido ningún órgano vital”. Por eso el joven asegura que “Dios puso su mano”.

Juan Carlos expresó en su segundo post que “ahora le toca a la policía hacer su trabajo (…) para evitar que esos delincuentes le roben no el móvil, si no la vida a cualquier persona que se le interponga en su camino”.

Sin embargo, los agentes policiales del régimen suelen trabajar con más ahínco contra los periodistas independientes, activistas y opositores pacíficos, que contra la delincuencia. Recientemente ADN Cuba amplificó la denuncia de la madre cubana Amelaidys Martell Rivero, residente en la comunidad marinera del Castillo de Jagua, en la llamada Ciudad Nuclear de la provincia de Cienfuegos, quien criticó la deficiente respuesta de la policía ante el allanamiento de su vivienda por tres personas.

Según explicó Martell Rivero en un video en directo transmitido a través de su perfil de Facebook, el hecho ocurrió alrededor de la 1:00 a.m. y enseguida fue comunicado a la policía. Los agentes llegaron más de tres horas después.

De acuerdo a las declaraciones de esta madre, en su residencia se encontraban dos menores de edad, un adolescente, y su hijo de 17 años resultó lastimado. Los niños gritaban: “no me hagan nada, no me hagan nada…” y después del ataque tuvieron que dormir en el portal de un vecino, esperando que la policía llegara a tomar los testimonios de la familia y recopilar evidencias.

“Quiero plantear la situación que hay en el Castillo de Jagua. Estoy disgustada con el mal trabajo del gobierno y de los dirigentes de aquí”, comenzó la madre en el video.

Martell Rivero, detalló: “Tengo un hijo de 17 años que fue agredido, se le hizo una herida en la cara, al lado del labio. Fuimos agredidos en mi casa por tres hombres, dos hermanos y un amigo, que nos halaron por cuchillo, habiendo dos menores, un niño de cinco años y una niña de once. Hablan de los americanos, de estados Unidos, pero allá llamas al 911 y están volando en tu casa. Yo aquí llamé a la policía a la 1:00 a.m. y se aparecieron a las 4:55 a.m.”

“Mi hijo tuvo que salir corriendo porque le tiraron para darle tres puñaladas”, añadió. “¿Dónde está la policía cubana? Matan a uno y nada. Llegan cuando tienes la boca llena de hormigas”, advirtió.

“Por eso hay que decir Patria y Vida cien mil veces”, aseguró la cubana.