Kozak envía condolencias a familiares de tres sanitarios cubanos fallecidos en Venezuela
El subsecretario de Estado de Estados Unidos Michael Kozak envió sus condolencias a las familias de los tres sanitarios cubanos fallecidos por el coronavirus recientemente en Venezuela
Kozak envía condolencias a familiares de tres sanitarios cubanos fallecidos en Venezuela
 

Reproduce este artículo

El subsecretario de Estado de Estados Unidos Michael Kozak envió sus condolencias a las familias de los tres sanitarios cubanos fallecidos por el coronavirus recientemente en Venezuela.

A través de la red social Twitter el funcionario estadounidense dijo que:
“Los médicos cubanos enfrentan trata, explotación y pésimas condiciones separados de sus familias. También se enfrentan a la muerte contra la COVID-19.
Nuestras condolencias a las familias de los 3 trabajadores de la salud cubanos que fallecieron recientemente en #Venezuela”.

Cuatro cubanos profesionales de la salud murieron en las últimas semanas, en medio del contexto de la pandemia, en ese país latinoamericano, y las muertes se reportan una el 24 de agosto, otra el 27 de ese mismo mes, y otra el 31, mientras que en septiembre ocurrió una el 2 de septiembre.

El pasado 24 de agosto, ADN Cuba informó que el enfermero Yoel Rodríguez, de 46 años y natural de Pinar del Río, murió en el CDI “Fabricio Ojeda” de Puerto La Cruz, estado de Anzoátegui, “tras una larga batalla contra la Covid-19”, precisó el presidente de la Asociación de Cubanos Residentes en Venezuela (Acreven).

El 27 de agosto se supo del deceso de Leonel Rafael Batista Hierrezuelo, de tan solo 28 años, quien fue el segundo profesional sanitario de la isla en fallecer en menos de una semana en esa nación.

Batista Hierrezuelo era médico intensivista y fue enviado a Venezuela por el régimen a combatir la propagación del coronavirus. 

Por su lado el médico cubano Pedro Antonio Milán Barreiro, natural de Santiago de Cuba, murió el 31 de agosto, también por la COVID-19. Este galeno se encontraba de misión medica en el estado de Apure como parte del lucrativo negocio que mantiene el régimen cubano a expensas de sus profesionales sanitarios.

Un medio local explicó que Milán Barreiro “probablemente se habría contagiado del nuevo virus porque estuvo atendiendo a cientos de personas que acudían a este centro, ya que es uno de los pocos sitios dispuestos para realizar las pruebas rápidas” del coronavirus en la capital de ese estado.

La ultima muerte se ubica el pasado 2 de septiembre y es la del médico de 51 años Orlando Quintana. Durante 17 años el galeno trabajó en el estado Vargas como internista y cardiólogo luego de separarse de la misión medica que lo llevó a Venezuela.

El régimen cubano, en medio de rebrote del coronavirus en la Isla, sigue exportando el personal médico a otras latitudes para enriquecerse mientras ejerce una esclavitud moderna sobre ellos en pleno siglo XXI.

Informaciones del Ministro de Salud de Venezuela, Dr. Carlos Alvarado calculan que en este mes de septiembre los colaboradores cubanos en ese país asciendan a mil. El pasado 16 de agosto 212 médicos cubanos se sumaron a la Misión Barrio Adentro para combatir el coronavirus.