Joven avileño estalla contra la situación del país

El manifestante pidió libertad y el fin de la corrupción y los engaños. Encaró a un mayor del Minint que trató de frenar su protesta y le dejó en claro que conversaba con el pueblo, no con quienes lo reprimen
Capturas del video de la protesta
 

Reproduce este artículo

Un joven avileño protagonizó este viernes una enérgica protesta ante una cola en Morón, Ciego de Ávila, en la que pidió libertad y animó a sus compatriotas a pronunciarse contra el actual estado de cosas en la isla, sumida en una profunda crisis económica.

De la protesta dio cuenta en Facebook la periodista independiente Dairis González Ravelo, quien acompañó su post de dos videos de la escena. “Esto pasó en horas de la mañana en mi pueblo, en la esquina del banco popular en Callejas. Un joven que se cansó ya también y salió a reclamar sus derechos”, escribió.

“Basta ya de opresión. Unámonos todos y dejemos de mirar y apoyemos. Si está loco o no, no me interesa porque lo que habla no es de Lic es la cruda realidad de Cuba. Y si está loco es por culpa de esta maldita dictadura que hasta a mí me está volviendo loca”, agregó González, externando su opinión sobre lo que se ve en las imágenes.

Estas muestran gran parte de la protesta del joven, que se quita su pulóver y enérgicamente vocifera un conjunto de consignas y demandas que no logran escucharse con claridad. Sin embargo, se logra distinguir la palabra libertad por momentos, así como también corrupción.

Respecto a esta última, el manifestante la citó con una escoba en mano, aludiendo a que iba a barrer toda la corrupción de Cuba para que las cosas en la isla pudieran mejorar.

La protesta transcurrió ante la mirada atónita de los formados en la cola e incluso de quien filmaba. Ninguno de ellos mostró apoyo o simpatía por el manifestante, al que quizás consideraron un “loco”, tal y como González refirió críticamente en su post.

Pese a esa falta de apoyo, la valentía del manifestante quedó plasmada en todo momento, incluso cuando le encaró un mayor del Ministerio del Interior. “Yo estoy conversando con el pueblo, no con ustedes”, dijo el joven al oficial.

Octavillas en Monte

Las protestas públicas en Cuba se continúan sucediendo unas a otras a pesar del aumento de la represión y su castigo por parte del régimen con cargos y condenas intimidatorias.

También este viernes y a plena luz del día, jóvenes opositores lanzaron octavillas contra el gobierno en la populosa calle habanera de Monte.

En una breve directa a través de Facebook del usuario identificado como Toni Hernández puede verse que el lanzamiento de las octavillas ocurrió en horas de la mañana, en presencia de numerosos transeúntes y personas aglomeradas en colas que apenas reaccionaron, probablemente por temor a la represión de efectivos policiales.

“Esto es Patria y Vida”, “Abajo la dictadura”, “El pueblo decide, basta ya de impunidad”, se escucha decir a Hernández en el video mientras él y sus compañeros lanzan las octavillas.

La iniciativa del grupo y la protesta del avileño se suman a una creciente lista de muestras de insatisfacción y oposición ciudadana al régimen. Tras la manifestación popular en el barrio San Isidro a inicios de abril y las protestas de miembros del movimiento de la sociedad civil que toma el nombre de esa barriada habanera, en disímiles localidades de la isla se han producido protestas ciudadanas contra las malas condiciones de vida y las carencias democráticas del sistema.

En la noche del 25 de mayo, en el barrio Jesús María, en la Habana Vieja, decenas de vecinos protestaron públicamente contra el régimen y sus medidas económicas y represivas.

Un mes antes, el 30 de abril, una decena de activistas protagonizó una emblemática protesta en la calle Obispo, reclamando que les permitieran ver al artivista Luis Manuel Otero Alcántara, por entonces en huelga de hambre y sed contra la represión y el decomiso o destrucción de algunas de sus obras.

Elementos de la policía detuvieron a los manifestantes, varios de los cuales continúan detenidos y enfrentan procesos bajo cargos fabricados de resistencia y alteración del orden público.