Japón y Unicef donan casi 3 millones de dólares al régimen cubano

Con los fondos se comprarían equipos e insumos dirigidos a la cadena de frío para almacenar vacunas, así como al diagnóstico y atención oportuna de las complicaciones de la COVID
Firma del acuerdo. Foto: Yander Zamora
 

Reproduce este artículo

Japón y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) donaron al régimen de Cuba fondos por casi 3 millones de dólares para un proyecto que comenzó este lunes, según informó Rodrigo Malmierca, ministro cubano del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera.

“Se inicia proyecto de cooperación patrocinado por Unicef y Japón. Beneficiará a 253 policlinicos (sic) de 7 provincias de Cuba y a 14 hospitales de La Habana”, escribió el funcionario en Twitter.

Malmierca añadió que “equipos por valor superior a 2 millones de dólares (sic) y capacitación técnica forman parte del proyecto”.

Un comunicado de la Unicef indica que el proyecto “Fortalecimiento de la capacidad sanitaria para la crisis COVID-19” es parte de “los esfuerzos para robustecer el sistema nacional de salud de Cuba en el contexto de la pandemia”. Consiste en “una cooperación financiera que asciende a 326 000 000 yenes japoneses, equivalentes a 2 970 297 dólares norteamericanos”.

Con los fondos se comprarían equipos e insumos dirigidos a la cadena de frío para almacenar vacunas, así como al diagnóstico y atención oportuna de las complicaciones causadas por el COVID-19.

“Contribuirá, por otra parte, al fortalecimiento de las capacidades técnicas de los profesionales de la salud en materia de vacunación, salud materno-infantil, medidas de educación higiénico-sanitaria y lavado de manos, entre otras prioridades, así como con equipos de protección para el personal de la salud”, afirma la Unicef.

El acuerdo será implementado con el apoyo del Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, el Ministerio de Salud Pública, Direcciones provinciales de Salud, Biocubafarma, el Instituto Finlay de Vacunas y el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología.

Antes de la crisis pandémica, la renta de profesionales cubanos de la Salud a unos 60 países aportaba al régimen comunista alrededor de $10 mil millones de dólares. El gobierno cubano se queda entre el 70 y 90% del salario de los profesionales que laboran estrictamente vigilados y en condiciones de “trabajo forzado”, según reconoció una relatoría de la ONU.

El 25 de enero pasado, Antony Blinken, secretario de Estado de EEUU, señaló a Cuba entre los países cuyos gobiernos participan en la trata de personas. “Tenemos que encontrar más formas de ejercer presión efectiva sobre los gobiernos que participan o permiten la trata de personas: China y Cuba, Corea del Norte, Rusia”, afirmó.

El pasado julio, en la presentación del Informe sobre el Tráfico Humano para el 2021, el secretario de Estado dijo que “el gobierno cubano se ha beneficiado monetariamente de misiones médicas extranjeras explotadoras. Envían doctores y otro personal médico al extranjero, no se les informa de los términos de sus contratos, confiscan sus documentos y salarios y amenazan a sus familiares si tratan de irse”.

Según Javier Larrondo, presidente de la ONG Prisoners Defenders, entre 50 000 y 100 000 cubanos trabajan en el exterior para empresas del régimen de la isla en el marco de las llamadas misiones internacionalistas bajo condiciones de explotación y esclavitud.