Japón dona 84 ómnibus a Cuba

La Habana padece una situación delicada con el transporte público, debido a roturas de los ómnibus existentes.
Japon-Omnibus-Cuba.jpg
 

Reproduce este artículo

El Gobierno de Japón donó 84 ómnibus para el servicio de transporte de La Habana, informó este 13 de enero el Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex).

Estos ómnibus serán operados por las terminales Guanabo (59) y Bahía (25), los que serán puestos al servicio, una vez se realicen las revisiones técnicas y de calidad por la parte nacional y se autorice la puesta en marcha por el donante.

Por otra parte, el equipo de mantenimiento para esos medios deberá salir de Japón el día 26 del presente mes y arribar a Cuba el día 18 de julio. La propia información precisa que la ejecución del donativo de Japón en un cuarto tramo, está marchando de acuerdo al cronograma acordado.

Las autoridades esperan que los autobuses transporten a más de 92 000 pasajeros, una cifra todavía insuficiente para las necesidades de los habitantes de la capital.

El transporte público de La Habana terminó el año 2021 en crisis, con un promedio diario de 700 000 personas que no pudieron moverse por la ciudad usando estos medios.

La causa fundamental es la “baja disponibilidad de ómnibus” para satisfacer la demanda de más de 1 millón de habaneros que necesitan transportarse cada jornada.

De 878 guaguas que posee la capital se encuentran en uso apenas 435 (49%), dijo a finales de diciembre pasado Leandro Méndez Peña, director general de Transporte en La Habana, en declaraciones al diario Juventud Rebelde.

“Lo que más incide en esta situación son las roturas por falta de neumáticos, baterías, material de ponche y los filtros de aceite. Además, alrededor de unos 60 carros están paralizados debido a roturas totales en el motor”, explicó el funcionario.

En tiempos de mayor disponibilidad de vehículos y antes de la llegada a Cuba de la pandemia del coronavirus, se transportaban en La Habana diariamente alrededor de 1 millón 200 000 personas.

Esa cifra se redujo “de manera drástica” hasta alcanzar cerca de 500 000 personas en una sola jornada, según el medio oficialista.

Méndez Peña explicó que existen graves problemas con el financiamiento y los proveedores, por lo que se dificulta el proceso de compra y la adquisición de piezas de repuesto.

Para satisfacer la demanda del transporte público en La Habana, se necesitan en explotación más de 700 ómnibus, incluidos los de la empresa Transmetro y la de Escolares.