Transporte público en crisis deja de mover a 700 mil habaneros

La causa fundamental es la “baja disponibilidad de ómnibus” para satisfacer la demanda de más de 1 millón de habaneros que necesitan transportarse durante cada jornada
Transporte público en La Habana
 

Reproduce este artículo

El transporte público de La Habana deja de mover a 700 mil cubanos cada día debido a la crisis económica agravada en los últimos dos años en el contexto de la pandemia de la COVID-19.

La causa fundamental es la “baja disponibilidad de ómnibus” para satisfacer la demanda de más de 1 millón de habaneros que necesitan transportarse cada jornada. De 878 guaguas que posee la capital se encuentran en uso apenas 435 (49%), dijo Leandro Méndez Peña, director general de Transporte en La Habana, en declaraciones al diario oficialista Juventud Rebelde.

“Lo que más incide en esta situación son las roturas por falta de neumáticos, baterías, material de ponche y los filtros de aceite. Además, alrededor de unos 60 carros están paralizados debido a roturas totales en el motor”, explicó el funcionario.

En tiempos de mayor disponibilidad de vehículos y antes de la llegada a Cuba de la pandemia del coronavirus, se transportaban en La Habana diariamente alrededor de 1 millón 200 000 personas. Esa cifra se redujo “de manera drástica” en los últimos días hasta alcanzar cerca de 500 000 personas en una sola jornada, según Juventud Rebelde.

El medio de prensa estatal reconoce quejas de la población sobre el “importante estado de deterioro” de varios de los ómnibus articulados y rígidos en la capital cubana.

Méndez Peña explicó que existen graves problemas con el financiamiento y los proveedores, por lo que se dificulta el proceso de compra y la adquisición de piezas de repuesto.

Para satisfacer la demanda del transporte público en La Habana, se necesitan en explotación más de 700 ómnibus, incluidos los de la empresa Transmetro y la de Escolares.

Por ahora, la solución a la mano de las autoridades es incrementar los inspectores estatales en las paradas, quienes deben vigilar que los autos estatales recojan pasajeros para paliar la crisis. Cada infractor será reportado al Partido Comunista provincial, que analizará semanalmente a los choferes que incumplen la orden de dar aventones a los habaneros.

Ante la llegada de los días festivos del fin de año y Año Nuevo, la empresa provincial del transporte espera contar con unos 500 carros en utilidad durante lo que resta del mes.

En la primera quincena de enero del 2022 llegará a Cuba una donación de 84 ómnibus rígidos enviados por Japón. Se espera que transporten a más de 92 000 pasajeros, una cifra todavía insuficiente para las necesidades de los habitantes de La Habana.