HRW: la sociedad cubana perdió el miedo y quiere cambio

La comunidad internacional debería apoyar con energía esos reclamos de cambio, declaró al diario español ABC Juan Pappier, investigador de de Human Rights Watch.
HRW-Pappier.jpg
 

Reproduce este artículo

La sociedad cubana quiere cambio y demuestra que ha perdido el miedo, declaró este 17 de enero a ABC Juan Pappier, investigador sénior de la División para las Américas de Human Rights Watch (HRW).

El régimen “está aferrado al ‘statu quo’, no quiere aceptar este cambio y lo está frenando a fuerza de represión, censura y de obligar a cualquier que se atreva a censurar al régimen al exilio”, añadió el especialista.

A juicio de Pappier, la respuesta de la comunidad internacional ha sido disfuncional: el embargo ayuda al régimen a presentarse como víctima, dijo en entrevista con el periódico español, y la Unión Europea fue poco consistente con su retórica de apoyo a los derechos humanos.

A esto se suma, el papel de la Alta Comisionada de la ONU, Michelle Bachelet, “que ha tenido una posición bastante débil sobre Cuba. Solo se ha pronunciado una vez a lo largo de su mandato”.

Esta “falta de consenso global para condenar la violación de DD. HH.” es lo que permite que el régimen siga cometiendo estas violaciones. HRW defiende el levantamiento del embargo, “terminar con esa distracción”, y lograr “una política multilateral y coordinada de condena” contra lo que sucede en Cuba.

“No soy muy optimista sobre la situación en Cuba. Todas las voces críticas que se han atrevido a alzar la voz, ya sean los líderes del Movimiento San Isidro (MSI) o del 27-N, o periodistas y activistas, que se han atrevido a denunciar abusos, están en su mayoría o bien presos o exiliados”.

“Por eso va a ser muy difícil lograr coordinar a la sociedad civil cubana, a los que quieren que haya un cambio en Cuba, para que puedan realizar manifestaciones y expresiones de descontento. Creo que, gracias a esa respuesta disfuncional de la comunidad internacional, Díaz-Canel se está saliendo con la suya”, lamentó.

A inicios de octubre, tribunales municipales y provinciales comenzaron los juicios contra manifestantes del 11 de julio. Las penas oscilas entre algunos meses y más de 20 años de prisión.

Según el listado de Justicia 11J y el Centro de Información Legal Cubalex, de un total de 1355 personas detenidas en relación con las protestas del 11 de julio, al menos 719 continúan en centros de reclusión, 70 de ellas son mujeres.

De acuerdo con Cubalex, solamente 91 manifestantes han sido liberados con multas, 314 tienen peticiones fiscales de entre uno y 30 años de privación de libertad —122 de ellos por cargos de sedición— y 24 han sido procesados en juicios ordinarios.