"Protestar no puede estar sujeto a los caprichos de un gobierno": HRW sobre marcha del 15N

El director de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, aseguró que protestar es un derecho humano.
Vivanco-Marcha
 

Reproduce este artículo

El director de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, criticó este 12 de octubre la decisión del gobierno cubano de declarar “ilegítima e ilegal” la marcha pacífica del 15 de junio.

“El régimen cubano dice que no ‘reconoce legitimidad en las razones’ para la marcha del 15 de noviembre organizada por Archipiélago. Protestar es un derecho que no puede estar sujeto a los caprichos de un gobierno”, declaró Vivanco en Twitter.

Este martes, dirigentes municipales y provinciales se reunieron con representantes de Archipiélago para “dar respuesta oficial a dicha convocatoria ciudadana”, informó en redes sociales la activista Daniela Rojo.

“Lo primero que les tuvimos que explicar es que no reconocemos esa marcha como lícita, porque lacera los derechos personales”, afirmó tras el encuentro el Intendente del Consejo de la Administración de La Habana Vieja, Alexis Acosta Silva, al portal Cubadebate.

En un video el reportero y vocero oficialista Oscar Figueredo Reinaldo aseguró que la marcha “es convocada por la derecha de nuestro país y sobre todo busca desestabilizar el orden político en Cuba”.

Los promotores de la manifestación fundamentaron su convocatoria con el artículo 56 de la Constitución aprobada en el 2019: “Los derechos de reunión, manifestación y asociación, con fines lícitos y pacíficos, se reconocen por el Estado siempre que se ejerzan con respeto al orden público y el acatamiento a las preceptivas establecidas en la ley”.

El gobierno del municipio Nuevitas (Camagüey) también rechazó la propuesta de los ciudadanos y afirmó que "dichas marchas cuentan con el apoyo expreso de connotados elementos contrarrevolucionarios radicados en Miami, EE.UU., y connotados operadores políticos norteamericanos".

Decenas de ciudadanos en La HabanaHolguín, Santa Clara, Pinar del Río, Cienfuegos, Nuevitas, Camagüey, Las Tunas y Guantánamo, entre otras localidades, firmaron documentos que notifican a las autoridades la intención de marchar demandando respeto a los derechos humanos y a favor de la libertad de los presos políticos.

La iniciativa surgió en el grupo Archipiélago, fundado por el dramaturgo y actor Yunior García tras las protestas antigubernamentales del 11 y 12 de julio último.

Archipiélago decidió adelantar para el 15 de noviembre la manifestación planificada inicialmente para el 20 de ese mes, a raíz de la decisión del régimen de nombrar el 20 de noviembre como “Día de la Defensa Nacional” y movilizar tropas militares y paramilitares desde el 18.

A finales de septiembre el vicepresidente del Consejo para la Transición Democrática en Cuba, Manuel Cuesta Morúa, denunció tras un arresto arbitrario que la Seguridad del Estado le dijo que “estuviera listo” porque tomarían las medidas necesarias para impedir la manifestación.