¿Hasta cuándo las injusticias?: multan a actor cubano  por bajarse el nasobuco para ensayar
Hasta el escenario donde ensayaba fueron a imponerle una multa a este joven actor, solo falta que comiencen a multar dentro de las casas
¿Hasta cuándo las injusticias?: multan a actor cubano por bajarse el nasobuco para ensayar
 

Reproduce este artículo

En los últimos meses el régimen ha impuesto un incontable número de multas relacionadas con la pandemia de la COVID-19, algunas de hasta 3000 pesos, y hasta por casos tan absurdos como quitarse nasobuco para escupir cuando a unos metros del inspector o el policía otro funcionario se encontraba con la mascarilla colgando del cuello mientras fumaba.

Este 8 de octubre en horas de la mañana el joven actor que se identifica en Twitter como John W. Riter denunció en su perfil de esa red social que fue multado hoy mientras ensayaba una obra de teatro en su centro de trabajo.

John W. Riter, quien además de actor es escritor, performer, y animador turístico, escribió que: "Acaban de multarme en mi centro de trabajo por estar con el nasobuco abajo" y detalló que se encontraba sobre el escenario "con otra actriz (con nasobuco) ensayando una puesta. Soy actor, hago teatro".

El joven, quien muestra una fotografía donde sostiene la multa, se pregunta: "¿Cómo ensayo con un nasobuco limitándome así?" pues es cierto que la mascarilla limita su respiración, además de que le impide a otros actores seguir los jetos y expresiones de su rostro, tan necesarios cuando de actuación se trata.   

Añade que: "¿Hasta cuándo las injusticias y extremismos?", pues a todas luces este es otro caso que señala el alto grado de represión que está empleando el régimen sobre la población, escudándose en la crisis epidemiológica que vive el país.

En los comentarios a su publicación John W. Riter advierte que para reclamar ante lo que considera una arbitrariedad, primero debe pagar la multa "y luego con el comprobante de pago hacer la apelación", pero dice estar convencido que eso no resolverá su caso, pues cree que como "la multa estará paga y les da igual si voy a las mil oficinas a apelar. Al final es trabajo por gusto".

La multa que le impusieron es de 100 pesos, pero señala que "el problema no es el dinero, son 100 míseros pesos que no me van a cambiar la vida. El tema es el extremismo y la injusticia con todo esto. Cosas así me quitan las ganas de todo asere...."

Y añade: "No soporto los extremismos. Están apretando al pueblo, esto se ha convertido en un 'salvese el que pueda'".