Habana: se avecina un verano sin playas y fiestas

Funcionarios del régimen confirman que las playas deben esperar y las fiestas serán aplazadas en la capital cubana
Playas de La Habana
 

Reproduce este artículo

Los habitantes de La Habana, capital de la isla, pasarán otro verano sin acceso a las playas ni la posibilidad de realizar fiestas en medio de una crisis sanitaria y económica que no tiene final.

Debido al aumento de casos de la Covid en la principal ciudad de Cuba, las autoridades del régimen han tenido que expandir la intervención vacunal a todos los municipios. Todavía el supuesto efecto de dichos candidatos no se ha hecho sentir en las cifras oficiales de la enfermedad. Al contrario, los contagios siguen en ascenso.

Además de esto, las autoridades capitalinas intensificarán el cumplimiento de medidas higiénicas, sanitarias y de bioseguridad. Dicen que para reducir al mínimo los niveles de contagio hay que acatar las decisiones del gobierno o de lo contrario se pondrán multas más severas.

“Cuando existe un foco de transmisión autóctona o abren un evento en una zona donde creció la infección, es para que eviten entrar y salir los vecinos, les acerquen alimentos y renglones esenciales de la forma establecida, se aíslen de manera rápida aquellos casos positivos y sus contactos”, dijeron como parte de las reuniones del Grupo de Trabajo Temporal de ese territorio.

“Las fiestas deben ser aplazadas, las playas deben esperar; es momento de vivir, producir, aportar, aprender; pero bajo las restricciones que impone la COVID-19. Es la única forma de salvarnos”, añadieron.

Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido Comunista en esa provincia confirmó que siguen faltando camas en la capital cubana. Sobre todo para aquello que sobrepasan la enfermedad, pero siguen sufriendo otras patologías derivadas del Covid. El funcionario agregó que hay que “descongestionar salas de hospitales”.

Al respecto, el gobernador Reinaldo García Zapata, enfatizó en que tampoco hay agilidad en el traslado de los enfermos. Dicen que otra “acción” es la de fomentar el teletrabajo.

Más de 80 300 habaneros están incorporados a esa modalidad, número que es superior en 10 000 personas al último cierre realizado, pero que debe seguir aumentando porque la situación sanitaria no tiende a mejorar en el país.