Funcionaria del régimen lidera campaña de descrédito contra médico cubano

El doctor Alexander Raúl Pupo Cruz denuncia que es víctima de una campaña en redes sociales para desacreditarlo en lo profesional y lo moral
El doctor Alexander Raúl Pupo Cruz y cirujanos del Hospital Erenesto Guevara de Las Tunas.
 

Reproduce este artículo

El doctor Alexander Raúl Pupo Cruz denuncia que es víctima de una campaña en redes sociales para desacreditarlo en lo profesional y lo moral, encabezada por la jefa del núcleo del Partido Comunista del Hospital Ernesto Guevara de la Serna en Las Tunas.

El médico fue expulsado el pasado jueves de su alojamiento en la beca de la Universidad de Ciencias Médicas de esta provincia, y suspendido de la Sala de Neurología de este hospital donde ejercía como médico residente tras criticar en su perfil de Facebook la situación social de su país.

El amonestado ha cuestionado a la directora de servicios de Neurología, la doctora Lissett Ponce de León, y la ha instado a que presente pruebas sobre las alegaciones en su contra, presentadas sin fundamento alguno.

“Usted con sus patrañas y acusaciones infundadas, solo consigue demostrar la escasez de valores que tienen algunos militantes del PCC. Si tan segura está de mi mal trabajo como residente y como médico la invito a que lo demuestre, no con palabras vacías y carentes de veracidad, sino con hechos tangibles, demuestre que alguna organización me paga por hablar, demuestre que tengo malas relaciones con mi padre, demuestre que no atiendo a mi niña, demuestre toda esa bola de mentiras que utiliza para defender una idea”, concluyó Alexander.

Según el galeno esto es otra prueba concreta del monopolio absoluto sobre las ideas que pretenden los comunistas en la isla.

“Quien juzga a un hombre por su forma de pensar sin que haya cometido delito alguno no es imparcial y no es un buen líder, dudo que alguien la siga por devoción, usted engendra el miedo, usted calumnia al hombre, usted difama y ha dejado que su postura comunista saque su verdadera cara como ser humano”, afirmó el médico.

Pupo Casas reitera que este intento por destruirlo moralmente no impedirá que siga expresando sus opiniones libremente, sin importarle el costo.

“A mí no me paga ninguna institución por decir la verdad, esta no se compra; se dice y ya. Yo no pertenezco a ningún partido u organización opositora, dentro o fuera del país, y jamás he violado los principios éticos de la Medicina, como demostré frente a la comisión el jueves pasado", declaró Alexander.

Este domingo, la plataforma No Somos Desertores convocó un tuitazo en solidaridad con el doctor Alexander Raúl Pupo Casas y el estudiante de medicina expulsado José Carlos Santos.

 

*Este es un texto de Tomás Cardoso, publicado originalmente en Radio Televisión Martí.