FHRC llama a rechazar chantaje de régimen cubano sobre normalización de relaciones con EEUU

Washington debe comunicar a La Habana que, si sigue jugando con las vidas de migrantes y presos, responderá con medidas adicionales, pidió la organización de derechos humanos
Migrantes cruzan frontera de México con Estados Unidos. Foto: Shutterstock
 

Reproduce este artículo

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FHRC, por sus siglas en inglés) llamó este domingo a rechazar el chantaje del régimen cubano sobre la normalización de relaciones con Estados Unidos “por las buenas o por las malas”.

En un comunicado, la organización sin fines de lucro afirmó que “la oligarquía mafiosa cubana atraviesa una grave crisis y manda el mismo mensaje por múltiples vías: quiere ‘buenas relaciones’ con Estados Unidos. Por las buenas o por las malas”.

Si fracasan los esfuerzos políticos de los agentes de influencia y “tontos útiles”, dijo la FHRC, entonces recurren al chantaje, consistente en “el éxodo masivo y la extrema crueldad contra más de mil presos políticos”.

“Muchos están necesitados y privados de urgente atención médica, como es el caso del profesor Pedro Albert Sánchez, cuya muerte en prisión puede ser ya inminente”.

“Washington debe comunicar con claridad a la dictadura de La Habana que, si siguen jugando con las vidas de migrantes y presos, EEUU responderá al chantaje con medidas adicionales aún más contundentes contra los negocios de la oligarquía cubana controlados por medio del monopolio de GAESA”, convocó la organización.

Según agregó, la lección aprendida por la administración Obama-Biden es que “las concesiones a La Habana los alentó (sic) a perseverar en sus métodos represivos y su sistema económico totalitario”.

“Nadie debe olvidarlo”, concluyó la FHRC, dedicada desde su establecimiento en 1992 a promover la transición no violenta a una Cuba democrática.

A tono con lo denunciado por la FHRC, recientemente trascendió en los medios que La Habana estaría utilizando la migración irregular masiva de cubanos a Estados Unidos como baza para fomentar un cambio de política de la actual administración estadounidense hacia Cuba.

Ello, a través de agentes de influencia favorables al régimen cubano en Estados Unidos y países aliados como México, que no se comprometió con Estados Unidos en un reciente encuentro del presidente Andrés Manuel López Obrador con el secretario de Estado estadounidense, Anthony Blinken, a aceptar devoluciones de migrantes cubanos, venezolanos y nicaragüenses.

En vez de acceder a la petición de Washington, López Obrador habría instado al país vecino a levantar las sanciones contra los tres regímenes, pese a la evidencia sobre las violaciones de estos a los derechos humanos, políticos y civiles de sus ciudadanías.

Recomendaciones

 

Relacionados