José Daniel Ferrer denuncia más detenciones contra UNPACU
Mientras el líder de la UNPACU sigue en huelga de hambre, el régimen detiene a sus miembros y mantiene bajo cerco la sede de la organización
José Daniel Ferrer junto a su esposa, Nelva Ismarays Ortega, ambos en huelga de hambre.
 

Reproduce este artículo

Tras pasar su primer día en huelga de hambre, el líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer García, denunció que continúa el cerco policial y los arrestos en las inmediaciones de su vivienda, que sirve de sede principal al grupo opositor, en Santiago de Cuba.

En la mañana de este viernes fue detenida la activista Niuvis Biscet Romero luego de que saliese de la sede donde se dirigió en busca de un medicamento para su nieto, explicaron los huelguistas a Radio Televisión Martí.

En un video publicado en Twitter, denunció también la detención de Fernando González Vaillan y su hijo, José Daniel Ferrer, a quien los agentes propinaron una golpiza, según el opositor.

Agregó que ni él ni su esposa, Nelva Ismarays Ortega, que se ha unido a la protesta, están ingiriendo alimentos, “ni sólidos, ni líquidos”. Solo toman agua, aclaró.

Ambos protestan porque el gobierno ha decidido mantener de forma indefinida "un cerco muy cerrado contra la sede principal de UNPACU, que es también nuestro hogar, aquí en Altamira, en Santiago de Cuba, ya hace seis meses y cinco días", declaró a Radio Televisión Martí.

El opositor denunció que las autoridades “detienen de manera arbitraria, multan, se apropian, roban, cualquier alimento, cualquier medicina destinada a brindarle atención a la población más necesitada".


Según Ferrer, UNPACU ayuda con alimentos a unas 100 personas en la comunidad, que son “muy pobres”. También brindan medicamentos a muchas personas "que vienen de diferentes partes en busca de un analgésico o un antibiótico".

La policía política, recalcó el opositor, “se empeña en impedir nuestras labores humanitarias, nuestras labores sociales y, por supuesto, nuestro activismo político, que es lo que más odian”.

Agregó que las autoridades han incrementado la persecución contra los miembros del grupo, y el robo de estas ayudas, por lo que decidieron responder con una huelga de hambre, para llamar la atención de la opinión pública sobre esta situación.

La víspera, Ferrer se declaró en huelga de hambre en protesta por el acoso de la policía política contra las actividades de su organización.

Además de su actividad al frente de la UNPACU, Ferrer es promotor de la iniciativa Cuba Decide y expreso político. A finales de 2019 fue encarcelado arbitrariamente por la dictadura, en un proceso que provocó manifestaciones dentro y fuera de la isla que obligaron a su liberación.

Además, es uno de los exprisioneros del Grupo de los 75, detenidos en 2003 durante la ola represiva conocida como Primavera Negra. Entonces fue condenado a 25 años de prisión, de los cuales cumplió ocho. La Fiscalía pidió contra Ferrer García la pena de muerte, pero ambas penas fueron conmutadas.

Actualmente su principal área de acción es el oriente cubano, donde la UNPACU tiene una amplia red de colaboradores que apoyan a personas necesitadas, lo que les ha valido el respaldo de la población en una de las zonas más pobres de Cuba.

La policía política del régimen detiene, intimida y golpea cuando le place a los miembros de la organización, que denuncian constantemente estos actos de acoso y violencia física.

Redactado con información de Radio Televisión Martí y ADN Cuba