Familiares de manifestantes del 11J rezan por presos políticos en misas de Camagüey y San Antonio

Madres, parejas y hermanas de manifestantes presos tras las protestas del 11 y 12 de julio en Cuba, asistieron a la Misa del Gallo en templos de Camagüey y San Antonio de los Baños
Familias de presos del 11J
 

Reproduce este artículo

Madres, parejas y hermanas de manifestantes detenidos tras las protestas del 11 y 12 de julio en Cuba, asistieron a la Misa del Gallo en iglesias de Camagüey y San Antonio de los Baños para rezar por los presos políticos.

En los países de tradición católica, principalmente los hispanos, la Misa del Gallo es uno de los elementos imprescindibles de la Navidad. La ceremonia se celebra en Nochebuena, entre el 24 y el 25 de diciembre, para conmemorar el nacimiento de Jesucristo.

En la ciudad de Camagüey un grupo de ocho mujeres vestidas de negro se reunió en la Iglesia San José. Acudieron Mayra Moré y Disney Azahares, madre y hermana de Dixán Gaínza Moré; Virginia Betancourt y Melba Garrido, madre y esposa de Yoel Ylisastigui; Milka Ibáñez, madre de Yadir Ayala Núñez; Odalis Hechavarría, madre de Oslanis Zulueta Hechavarría; así como Lisandra Gil y Ailex Marcano, novia y madre, respectivamente, de Ángel Jesús Véliz, quienes oraron por la excarcelación de sus familiares.

“Yo tomé la iniciativa de que fuera en la Iglesia San José, porque la mayoría de las madres o familiares viven en esa zona de la ciudad” donde está el templo religioso, explicó Ailex Marcano Fabelo a Radio Televisión Martí.

Tras no ser escuchada en “diferentes instituciones y representantes del gobierno” cuando fue a denunciar las “injusticias”, para Ailex Marcano solo quedó apelar “al amor que siento por Dios, el que me hace fortalecerme, (…) me da confianza y esperanza de que mi hijo va a ser liberado igual que tantos otros que están injustamente en prisión”.

La Fiscalía ratificó la petición de 8 años de privación de libertad para su hijo, en un juicio realizado recientemente cuya sentencia y la de otros 15 manifestantes de Camagüey será dada a inicios de enero del 2022.

Según Ailex Marcano, ha tenido “mucho apoyo incondicional” de la comunidad de católicos en Camagüey y el obispo Wilfredo Pino. Lamentó que las autoridades del régimen cubano no “permiten asistencia religiosa a esos cautivos”, alegando restricciones por la pandemia de la COVID-19.

En la pasada Misa del Gallo “nos vestimos de negro porque (…) realmente no vivimos en paz. Para mí así está representada la Navidad y todos los días desde el 11 de julio, de un color negro (…) que representa el luto, la tristeza, pero a la vez la fortaleza”, dijo la madre Radio Televisión Martí.

 

Oración en San Antonio de los Baños

También acudieron a la Misa del Gallo madres, hermanas y parejas de los 16 detenidos del 11 de julio en San Antonio de los Baños, pueblo de la provincia de Artemisa (occidente de Cuba) donde comenzó el estallido social que alcanzó más de 60 localidades de la isla.

“Fuimos con la intención de pedirle al Niño Jesús, a pedirle a la Virgen, que al menos cuando termine este año tuviéramos la felicidad de tener a nuestros familiares en casa nuevamente”, dijo María del Carmen Menéndez, esposa del prisionero Yunier Claro de la Guardia, en declaraciones a Radio Televisión Martí.

Además, rezó a San Antonio Abad, santo del templo. Quiso “pedirle a él también, que fue testigo de todo eso que pasó ese día, que haga algo por nuestros familiares, que nos ayude”.

Maribel Cruz Borrero, madre del joven Yoan de la Cruz, apresado por emitir una directa en Facebook Live durante la protesta, dijo que fue a pedirle a Dios que “ponga su mano” a favor de los detenidos.

“Que Dios haga justicia (…), ponga su control sobre esos presos que deben ser liberados porque ellos no cometieron ningún crimen, ellos solamente salieron a manifestarse”, afirmó Cruz Borrero, cuyo hijo enfrenta una condena de 8 años en la cárcel.

El 11 de octubre más de 100 madres, hijas, esposas y familiares de los presos políticos del 11J solicitaron al cardenal Juan de la Caridad García y a la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba su mediación para “lograr la liberación de todos los cubanos que ejercieron el derecho fundamental a la libertad de expresión y manifestación pacífica”.

 

Portada: fotomontaje con imágenes de Radio Televisión Martí