Familiares de médicos cubanos en Argelia llevan meses sin cobrar

El gobierno cubano se comprometió a pagar 310 dólares mensuales a las familias en Cuba, pero este 2021 no ha entregado ni un centavo.
 

Reproduce este artículo

Familiares de los médicos cubanos en Argelia no han recibido el pago mensual acordado con el gobierno durante todo el año 2021, reveló este 20 de octubre América Noticias.

El gobierno cubano se comprometió a pagar 310 dólares cada mes a sus familiares, una ínfima cantidad de los 73 000 que ingresa anualmente por cada uno, según el acuerdo entre La Habana y Argel.

Este 20 de octubre el régimen habilitó las tarjetas para pagar la cantidad debida a parientes de 503 especialistas de la salud, luego de que reaccionaran indignados a la demora, reveló al medio Reinaldo Menéndez, jefe de la misión médica en el país africano.

Cuba ingresa 75 millones de dólares anuales por los 800 especialistas en Argelia. Cada mes, el país contratante paga 6000 dólares, de los cuales el régimen de La Habana deja unos 900 a sus médicos. De este monto salen los 300 que se debían a los familiares.

“No nos pagan en tiempo, tenemos que protestar una y otra vez para que nos den el estipendio. Esta misión la hacemos porque nos sacrificamos para ayudar a nuestra familia, para vivir un poco mejor, y ni eso respetan”, aseguró un médico que prefirió anonimato.

La exportación de servicios médicos fue un negocio jugoso para el régimen cubano, a pesar de que los acuerdos más importantes terminaron tras la caída de los gobiernos de izquierda en Brasil y Bolivia y la crisis económica en Venezuela.

Relatores especiales de la ONU asociaron en un informe de 2019 el sistema de los médicos cubanos con "esclavitud moderna", debido a que el Estado se quedaba con entre el 70 y el 90% de sus salarios.

Además, imponía restricciones a la movilidad de los especialistas cubanos en los países donde trabajaban.

Cuba ingresó en 2018, único año que registra cifras de esta actividad, unos 6400 millones de dólares, monto que excede a lo aportado por el turismo.

El abogado Jason Poblete, presidente de Global Liberty Alliance, opinó que el gobierno de La Habana “debe poner fin a las prácticas de trabajo forzoso en los trabajadores médicos, pero también deben hacerlo las democracias de la región que contratan estos servicios”.

“Las naciones que firman contratos con Cuba deben comenzar por garantizar que las leyes laborales nacionales se apliquen a estos acuerdos o terminar con ellos”, añadió Poblete, cuya organización ha presionado durante los últimos dos años en Brasil, Uruguay, Guatemala y Honduras para obtener más transparencia en la contratación de profesionales cubanos.