Demócratas de Texas: las políticas energéticas de Biden afectarán empleos y crearán dependencia del petróleo extranjero

Siete representantes demócratas aseguran que la industria del petróleo y el gas expuestos en el Plan de Reconciliación de Biden, perjudicarán los empleos de Texas
El representante demócrata por Texas, Henry Cuellar
 

Reproduce este artículo

Siete representantes demócratas de Estados Unidos han pedido a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y al líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, que no apoyen la sección del Proyecto de Ley de Reconciliación Presupuestaria que aborda la industria del petróleo y el gas.

A pesar de las preocupaciones, los demócratas en el Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, aprobaron una sección del proyecto de ley que incluye miles de millones de dólares en impuestos, multas y tarifas a la industria del petróleo y el gas.  

El presidente del Comité, Raúl M. Grijalva, respondió que esta sección del proyecto aprobada "invierte en la creación de millones de empleos estadounidenses" y coloca al país "en un camino más estable en el ámbito económico y ambiental”.

Los demócratas, de distritos dependientes del petróleo y el gas en Texas, se enfrentan a duras campañas de reelección el próximo año: Henry Cuellar, Vicente González, Lizzie Fletcher, Sylvia García, Marc Veasey, Filemon Vela y Colin Allred.

González, cuyo distrito se extiende desde Seguin hasta McAllen, indicó en un boletín de electores que instó a los líderes demócratas a reconsiderar las disposiciones “que apuntan injustamente a los trabajos de petróleo y gas” en la Build Back Better.

“Si bien estoy de acuerdo en que debemos apoyar el crecimiento de empleos verdes e invertir en nuestra fuerza laboral y sistema de salud, no debemos hacerlo de una manera que perjudique los empleos de Texas y las familias de Texas”, dijo.

Cuellar, cuyo distrito se extiende desde Río Grande hasta los suburbios de San Antonio, también ha pedido a la Administración del presidente Joe Biden que detenga sus políticas de frontera abierta, argumentando que los planes energéticos del presidente costarán miles de puestos de trabajo y solo aumentarán los costos, perjudicando a los texanos y a otros estadounidenses en el proceso.

Los demócratas de la Cámara de Representantes de Texas señalan que el "paquete de reconciliación presupuestaria de la Cámara de Representantes, dirigido específicamente a las industrias de petróleo, gas natural y refinación de Estados Unidos, tiene el potencial de costar miles de puestos de trabajo, sofocar la recuperación económica, aumentar los costos de energía para todos los estadounidenses, fortalecer a nuestros adversarios e impedir la transición a un futuro con menos emisiones de carbono”.

Los cambios fiscales propuestos en el proyecto de ley reducirán aún más la producción nacional y pondrán en peligro la capacidad de refinación del país, al tiempo que aumentarán la demanda de petróleo de los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

El precio del petróleo crudo es el factor más importante en los precios de la gasolina y las políticas de Biden, advierten, se incrementarán los costos de producción de este combustible fósil y, por lo tanto, los costos de todos los productos que dependen del petróleo crudo para los consumidores.

El Proyecto de Ley de Reconciliación Presupuestaria no debería “perjudicar indebidamente a ninguna industria, oponerse a la focalización del petróleo, el gas natural y la refinación con mayores impuestos y tarifas y la exclusión de la producción de gas natural de las iniciativas de energía limpia”, añaden.

En febrero, Cuellar, Fletcher, González y Veasey pidieron a Biden que anulara su orden del 27 de enero de detener la emisión de nuevos arrendamientos para la producción de petróleo y gas en tierras federales y aguas marinas.

Agregaron que, la orden tendría un impacto negativo en la economía, haría que Estados Unidos dependiera de otros países para obtener petróleo y “dañaría a una comunidad que ya sufre”.

No obtuvieron respuesta

Todos los trabajos de energía limpia a los que se refiere el plan Biden, que incluye la energía eólica, solar y captura de carbono, dependen del petróleo y el gas para su producción. No se puede producir ninguno sin utilizar aceite.

La Asociación de Petróleo y Gas de Texas (TXOGA, por sus siglas en inglés) señala que mientras los precios del petróleo se desplomaron a mínimos históricos y el índice de West Texas Intermediate, corriente utilizada como punto de referencia en la fijación de precios del petróleo, cayó por debajo de cero por primera vez en la historia el año pasado y la necesidad de productos hechos de petróleo y gas natural se disparó.

“Casi todos los productos en demanda que necesitamos para estar seguros, salvar vidas y potenciar nuestra economía, desde protectores faciales y desinfectantes para manos hasta conexiones a Internet de alta velocidad y computadoras, son posibles gracias al petróleo y el gas natural”, explicó el presidente de TXOGA, Todd Staples, en un comunicado.

Bajo la Administración del expresidente Donald Trump, Estados Unidos se convirtió en el principal productor mundial de petróleo y mantuvo su posición como el principal productor mundial de gas natural. En 2019, el país se convirtió en un exportador neto de productos de petróleo crudo y refinado, con el estado Texas liderando, por primera vez desde 1949. La nación se encuentra en su quinto año consecutivo como el principal exportador neto de gas natural en el mundo.

A pesar de que la industria fue golpeada por el cierre del estado texano y una guerra petrolera entre Rusia y Arabia Saudita a principios del año pasado, la producción de petróleo y gas de Texas ayudó a contribuir a un superávit económico cuando el estado enfrentaba un déficit. La industria pagó $13,9 mil millones en impuestos y regalías estatales en el año fiscal 2020, financiando más de $2 mil millones a distritos escolares y $688 millones a los condados de Texas.