Fallece tras enfermar de dengue la madre de un preso político del 11J

La madre cubana Ana Rosa Valdés “comenzó a sufrir depresión y en las últimas semanas contrajo dengue. Esto la llevó a la muerte", informó Cubalex
Fallece tras enfermar de dengue la madre de un preso político del 11J
 

Reproduce este artículo

La madre del preso político Carlos Paul Michelena, condenado por las protestas antigubernamentales de julio de 2021 en Cuba, falleció en La Habana, según reportó este miércoles la ONG Cubalex.

Ana Rosa Valdés, tras la detención y condena de su hijo, "comenzó a sufrir depresión y en las últimas semanas contrajo dengue. Esto la llevó a la muerte", informó en Twitter la organización de derechos humanos. “Su hijo solo la tenía a ella”, agregó Cubalex.

Por su parte, el activista cubano Marcel Valdés destacó en Facebook que “falleció una guerrera”. “Ella luchó siempre por la Libertad de su hijo, desgraciadamente estaba sufriendo una gran depresión tras la situación vivida después del 11 de Julio y a su vez la atacó el dengue, eso en conjunto con las pésimas condiciones de salud que hay en la isla no pudo aguantar”, expresó.

El activista calificó a Ana Rosa Valdés como “otra víctima del Castrismo; otra familia rota a causa de la represión de la dictadura”. Aseguró en su denuncia que al prisionero político Carlos Paul Michelena no le permitieron despedirse de su madre.

“Ana Rosa es un ejemplo de lucha y un ejemplo de lo que una madre es capaz de hacer por su hijo, (...) tenemos que continuar su lucha por su hijo, por los demás presos políticos y por la Libertad de Cuba”, concluyó el activista.

En una entrevista con CubaNet, publicada el 14 de julio pasado, Ana Rosa Valdés denunció que el 12 de julio de 2021 su hijo se encontraba en la hora de descanso de su trabajo en el barrio habanero de La Güinera, cuando “vio la cantidad de gente protestando y se puso a grabar un par de minutos, pero no transmitió”.

“Detrás de la multitud llegaron los boinas negras y le dieron tremenda entrada de golpes. Al punto de romperle el tabique y la cabeza. Llegó al hospital Miguel Enríquez desmayado, y de ahí lo llevaron a prisión. Ahora cumple una pena de 10 años por sedición, atentado y desorden público, aunque nada de eso lo probaron en el juicio. Lo único que tenían en su contra fue ese video, y que supuestamente estaba cerca de uno de los cabecillas de las protestas, pero mi hijo es de Párraga. Él no conoce a esa persona que acusan de líder”, afirmó en la madre en la entrevista citada.

Valdés denunció que el juicio de su hijo “fue muy manipulado” y habían decidido que “eran culpables antes de empezar”. “El veredicto llegó 30 minutos después de terminar. Eran 19 casos los que allí se analizaron. ¿Cómo es posible que solo necesitaran 30 minutos para deliberar sobre la vida de 19 personas?”.

En sus declaraciones a CubaNet, Ana Rosa lamentó que los últimos doce meses habían sido “oscuros” para su hijo y para toda su familia. “Las condiciones de la prisión son críticas, además lo amenazan con meterme presa por denunciar ante la prensa o llevarlo a él a otra provincia más lejos”, aseveró.

Más de 1000 personas permanecen en cárceles cubanas por motivos políticos, según un informe de la organización de derechos humanos Prisioners Defenders (PD), publicado el 8 de agosto último.