“La calle era necesaria”: eurodiputado sobre protestas del 11J

El español Leopoldo López Gil, del Partido Popular, aseguró que las redes sociales sirvieron como canalizador del descontento, pero el malestar estaba allí desde antes.
Protestas del 11 de julio en Cuba
 

Reproduce este artículo

El eurodiputado español Leopoldo López Gil declaró este 27 de octubre que la protesta del 11 de julio en Cuba “era necesaria” porque el pueblo cubano “buscaba expresar su descontento con el régimen”.

Durante un evento sobre democracia celebrado en el país ibérico este miércoles, López Gil aseguró que las redes sociales sirvieron como canalizador de ese descontento, pero el malestar estaba allí y fue la causa del estallido social.

“No salieron [los ciudadanos] porque salió un Twitter que lo pedía. No nos engañemos: salieron porque había una justificación para hacerlo. Y la calle era necesaria”, comentó el militante del Partido Popular.

El 11 de julio de 2021 (11J) miles de cubanos protagonizaron un levantamiento popular en decenas de localidades del país, considerado por los expertos como las protestas más grandes en la historia del socialismo.

El Gobierno reconoció la muerte de una persona, Diubis Laurencio Tejeda, de 36 años y residente en el municipio habanero Arroyo Naranjo. Según Cubalex, el número de arrestos superó los 1000 en días subsiguientes a la manifestación.

Desde inicios de octubre, el sistema judicial cubano comenzó a imponer sanciones a varios prisioneros, por delitos como “desacato”, “instigación a delinquir” y “desorden público”. Las penas oscilan entre pocos meses y 14 años.

Tras el 11J, un grupo de ciudadanos creó la plataforma Archipiélago, liderada por el dramaturgo Yunior Rodríguez, que convocó a otra marcha este 15 de noviembre, para exigir un cambio de régimen y libertad para los presos políticos.

El 21 de octubre la Fiscalía General de la República amenazó a los promotores de la marcha con procesarlos por “instigar a delinquir” y otros delitos. Nueve días antes, el régimen la declaró ilícita. Los organizadores en cada territorio fueron informados de la negación a través de las intendencias de sus localidades.

Archipiélago decidió adelantar para el 15 de noviembre la manifestación planificada inicialmente para el 20 de ese mes, a raíz de la decisión del régimen de nombrar el 20 de noviembre como “Día de la Defensa Nacional” y movilizar tropas militares y paramilitares desde el 18.

Decenas de ciudadanos en La HabanaHolguín, Santa Clara, Pinar del Río, Cienfuegos, Nuevitas, Camagüey, Las Tunas y Guantánamo, entre otras localidades, firmaron documentos que notifican a las autoridades la intención de marchar demandando respeto a los derechos humanos y a favor de la libertad de los presos políticos.

La víspera, Rogelio Polanco, jefe del Departamento Ideológico del PCC acusó al gobierno de Estados Unidos de ser el promotor y organizador de la Marcha Cívica por el Cambio del 15 de noviembre.