¿Estamos destinados a ser esclavos para siempre?

El doctor cubano Alexander Raúl Pupo, víctima de una campaña de desacreditación profesional y moral por parte del régimen, aprovechó la publicación de un colega para preguntar si los cubanos están destinados a ser esclavos para siempre.
Alexander Pupo
 

Reproduce este artículo

El doctor cubano Alexander Raúl Pupo, víctima de una campaña de desacreditación profesional y moral por parte del régimen, aprovechó la publicación de un colega residente en Artemisa para preguntar a todos los cubanos si estamos destinados a ser esclavos para siempre.

El galeno Leovel Frank Cangas, quien según su perfil de Facebook trabaja en el hospital Comandante Pinares, del municipio San Cristóbal, afirmó que la noticia de la expulsión de Pupo de su carrera sólo por expresar en las redes sociales su forma de pensar le llenó de “asombro e indignación”.

Sin embargo, al profundizar en el tema, dijo, encontró que “la situación pudiera ser aún más perversa”, ya que existe un artículo en el reglamento de los estudiantes de Ciencias Médicas que permite consumar hechos como el perpetrado contra Pupo.

El artículo 47 de dicho documento, en uno de sus incisos, “obliga a manifestarse a favor del régimen comunista sí o sí”, explicó Cangas, quien adjuntó en su post una imagen del documento y sostuvo que una atadura así resulta ilógica en “un mundo donde existen, legítimamente, personas con ideología de derecha, de izquierda, del centro, de arriba y de abajo”.

Pero sobretodo, agregó, es incomprensible en un contexto en el que recientemente el presidente designado de Cuba, Miguel Díaz-Canel, “ha expresado en Naciones Unidas la necesidad de un mundo multipolar y democrático”.

“La pregunta es: ¿Estos artículos que constituyen verdaderos nudos de la libertad ciudadana existen únicamente en reglamentos escolares?”, escribió el galeno artemiseño, para luego responderse a sí mismo que no.

“En todos los ámbitos de nuestra vida existen reglamentos con artículos que coactan nuestras libertades fundamentales, solo que actúan en la mayoría de los casos de manera implícita, hasta que son traídos a colación en situaciones como estas y entonces podemos percatarnos de lo macabro que puede llegar a ser el sistema.

“Lo curioso es que todos estos artículos existen hoy porque fueron ‘aprobados’ por el pueblo y existen hoy porque ‘el pueblo’ entiende que son correctos... y ‘los apoya’”, ironizó, desacreditando de antemano cualquier argumento similar que pudieran utilizar los defensores del régimen para intentar justificar y legitimar sus ataduras legales al disfrute de las libertades individuales y los derechos humanos.

“Si usted fue de los que votó SÍ por la actual constitución, espero entienda que usted ha puesto su grano de arena para que sucedan situaciones como esta, ya que, por ejemplo, de haber otros partidos políticos ya no existirían artículos como estos en ningún reglamento ni estudiantes o trabajadores expulsados por su forma de pensar. PIENSE EN ELLO!!!!”, concluyó Cangas.

Su reflexión fue celebrada por Pupo, quien compartió el texto de su colega en su perfil y lanzó la pregunta de si los cubanos “estamos destinados a ser esclavos para siempre”.

Por estos días, el galeno es víctima de una campaña en redes sociales para desacreditarlo en lo profesional y lo moral, encabezada por la jefa del núcleo del Partido Comunista del Hospital Ernesto Guevara de la Serna en Las Tunas.

El médico fue expulsado el pasado jueves de su alojamiento en la beca de la Universidad de Ciencias Médicas de esta provincia, y suspendido de la Sala de Neurología del referido hospital, donde ejercía como médico residente. Todo ello como represalia por haber criticado en su perfil de Facebook la situación social de su país.

El amonestado ha cuestionado a la directora de servicios de Neurología, la doctora Lissett Ponce de León, y la ha instado a que presente pruebas sobre las alegaciones en su contra, presentadas sin fundamento alguno.