En medio de pandemia, jóvenes son obligados a ser soldados

Pese a que la pandemia está lejos de ser controlada, el régimen cumplió lo que anunció y ya moviliza jóvenes para pasar el servicio militar obligatorio, eufemísticamente llamado activo y definido como algo necesario y apreciado, sin contemplar el rechazo que genera en muchos
 

Reproduce este artículo

El servicio militar en Cuba (SMA), adjetivado eufemísticamente por el régimen como activo en vez de obligatorio, tal cual es de iure y de facto, siempre es un tema polémico y muy cuestionado dentro y fuera de la isla. 

Sin embargo, la polémica y los cuestionamientos se acrecientan aún más si los llamamientos al servicio y la conversión forzosa de jóvenes en soldados se mantienen en medio de una pandemia cuyo control está lejos, tal y como este sábado 5 de septiembre refirió el director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública de Cuba en su habitual conferencia matutina.

Y así tal cual está sucediendo. A los detentores del poder en Cuba y a los militares poco importan las críticas, la polémica o las contingencias, sean éstas económicas, sanitarias o de cualquier índole. Aunque las condiciones insten a algo distinto, ellos siempre harán lo que más les plazca o les parezca conveniente para mantener un status quo que les es favorable.

De tal suerte, ya los medios de propaganda empezaron a hacer su trabajo de limpieza de imagen de una figura contradictoria, el servicio militar obligatorio, para hacerla pasar como algo legítimo, necesario y hasta agradecido por sus víctimas de siempre, los jóvenes forzados a sufrirla.

Un ejemplo es el artículo “Jóvenes habaneros se incorporan al Servicio Militar Activo”, del órgano oficial en La Habana del Partido Comunista y único legal de Cuba, en el que se hacen varias afirmaciones que sólo son creíbles si se da por cierta la imagen de perfección del sistema cubano que los medios oficialistas pretenden siempre vender a los ciudadanos, sin importar cuán graves y difíciles sean las condiciones de la cotidianidad.

“La defensa es para los cubanos prioridad. Le dan tanta preponderancia como a la salud –colectiva y personal- o la vida misma. Resulta cuestión que no admite retardos, ni siquiera ahora mismo en La Habana, en medio de tantas obligadas restricciones y aplazamientos, que llevan estampado el cuño de la COVID-19”, afirma con total desparpajo el redactor del artículo, sin citar encuesta, estudio o instrumento de medición alguno que permita sostener su atrevida aseveración.

Es como si por decirlo él, fiel a la tradición castrista, ya fuera una realidad que no deja margen a dudas. “Ha llegado el turno del llamado a filas” y todo es natural y necesario, sin más.

Si alguien dudara de la veracidad de lo que se dice, o del aprecio que tienen los jóvenes cubanos al servicio militar, en artículos de este tipo encontrará siempre opiniones de algunos que defienden la necesidad y utilidad de la polémica figura o que, a propósito de la contingencia, exaltan el cuidado que en las instalaciones del ejército o el Minint se tienen para evitar contagios de COVID-19.

En éste las hay, en el mismo consenso de siempre que ya no es sospechoso de nada, sino que sólo demuestra que en el periodismo oficialista no hay cabida para el principio del balance, sobre todo cuando de reflejar opiniones y abordar temas complejos se trata.

Hay pandemia, sí, pero como el enemigo no descansa, la Patria ha de ser defendida y el servicio militar se erige como indispensable. Ya lo había alertado el Ministerio de las Fuerzas Armadas (Minfar) en una nota informativa divulgada el 29 de agosto.

"Los llamados al servicio militar activo de los jóvenes previstos a incorporar a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y al Ministerio del Interior (Minint), en el segundo semestre del presente año, se reanudarán a partir del 1 de septiembre, al tener en cuenta la necesidad de mantener la capacidad defensiva del país, y con el objetivo de asegurar el completamiento de esas instituciones armadas”.

Completar las instituciones y mantener la capacidad defensiva es más importante que mantener a los jóvenes con sus familias en tiempos de pandemia, en cuyo enfrentamiento, por cierto, muchos trabajan desde el inicio sin necesidad de ser movilizados y convertidos forzosamente en militares.

Jóvenes hablan sobre el Servicio Militar