En medio de escasez de alimentos y otros suministros básicos, abrirán una Boutique en Ciego de Ávila

En medio del profundo desabastecimiento, una empresa estatal abrirá una tienda boutique en Ciego de Ávila. En una Cuba sin productos básicos, hay quien cree que el contexto está para comprar ropa de marcas españolas
Fachada de la nueva boutique en Ciego de Ávila. Foto: Invasor
 

Reproduce este artículo

En medio del profundo desabastecimiento que hay en Cuba, una empresa estatal abrirá una tienda boutique en la ciudad de Ciego de Ávila.

La agricultura, ahorcada entre la ineficiencia gubernamental y la crisis internacional a causa del coronavirus, está cuesta abajo y sin freno. Además de los alimentos, también escasean otros productos, desde detergentes hasta pasta dental. En el fondo del pozo está el pueblo, que desfallece en enormes colas para tratar de comprar cualquier suministro, porque no sabe si mañana o la semana próxima habrá en las tiendas y mercados estatales. Pero en Cuba, hay quien cree que el contexto está para comprar ropa de marcas españolas.

La Empresa Comercial Caracol S.A. es una cadena de tiendas minoristas que venden en divisas y pertenecen al régimen. Fue pensada para el turismo extranjero, pero en la práctica y ante la poca variedad de mercancías en la isla, recurren a sus servicios los cubanos que pueden pagar sus altos precios.

La sucursal de Caracol en Ciego de Ávila inaugurará, próximamente, una boutique en el boulevard de urbe capital de la provincia homónima, anunció el periódico del Partido Comunista en ese territorio.

“Tendrá como novedad la venta de productos pertenecientes a la marca española Bandolli Jeans, especializada en atuendos de vestir y accesorios para mujeres y hombres”, promovió el Invasor.

Inés María de León González, subdirectora de la entidad comercial, explicó que la tienda El Pilar contará con tres puntos de venta: “uno destinado a la comercialización de los productos de Bandolli Jeans, otro a la perfumería y el restante ofertará suvenires con el sello de imagen Cuba”.

Según el medio oficialista, la boutique ubicada frente al recientemente remodelado Hotel Rueda, será fuente de empleo para trabajadores de la cayería norte que fueron despedidos luego de que Cuba cerrara sus fronteras y cesara el turismo internacional, para frenar la propagación de la COVID-19.

La sucursal en Ciego de Ávila de la empresa Caracol, no ha perdido el tiempo y asegura que “respetando el protocolo que han dispuesto las autoridades de Salud Pública en Cuba”, ya tiene abiertas en los islotes turísticos del norte cinco tiendas en el Centro Comercial La Gaviota, y otras tres en el hotel Pullman. El resto de los establecimientos serán abiertos cuando la provincia alcance la fase tres de la recuperación pos pandemia.

El grupo Caracol S.A, de propiedad estatal, posee 16 empresas comerciales y una empresa “importadora comercializadora”, según la página web oficial de la entidad. Mantiene en operación unas 670 tiendas a lo largo de todo el país.

Mientras se inauguran tiendas a precios prohibidos para la mayoría de los cubanos, en Ciego de Ávila hay una crisis de harina que ha obligado el racionamiento del pan que se vendía por la libre. También escasean otros alimentos como la carne de cerdo.