Embajada de EEUU en Cuba: esperamos ampliar nuestros servicios consulares

El 3 de mayo comenzaron a emitirse visas en la sede diplomática de manera limitada, después de cuatro años de cierre tras misteriosos ataques contra su personal diplomático.
Embajada de EEUU en Cuba
 

Reproduce este artículo

A un día de su reapertura, que comenzó de forma limitada, la embajada de EE. UU. en La Habana aseguró este 4 de mayo que espera “ampliar sus servicios consulares”.

“Nos alegramos de que nuestra reanudación limitada de la tramitación de visados de inmigrantes en La Habana haya comenzado bien. Esperamos poder tramitar en el futuro muchos más visados de inmigrantes y seguir ampliando nuestros servicios consulares en La Habana”, declaró la legación diplomática en Twitter.

Tras cuatro años de cierre después de detectar misteriosos ataques contra su personal diplomático conocidos como “síndrome de La Habana”, la víspera nuevamente comenzaron a emitirse visas para cubanos en esa sede diplomática.

La reapertura del consulado en La Habana, de manera “limitada” y “paulatina”, había sido anunciada el pasado 3 de marzo por Timothy Zúñiga-Brown, encargado de negocios de la embajada estadounidense, sin dar en aquel momento una fecha precisa.

“Esperemos que todo esto salga bien. Llevo tres años esperando por esto para reunirme con mi hija, que me está reclamando. No la veo hace siete años”, contó un hombre a la agencia de noticias bajo condición de anonimato. 

Desde entonces, los cubanos se vieron obligados a viajar a un tercer país, como Colombia y Guyana, para solicitar el visado.

La reapertura del consulado en La Habana se produce tras la reanudación en abril de negociaciones sobre migración entre Cuba y Estados Unidos, interrumpidas desde 2018.

El gobierno cubano reclama las 20 000 visas anuales que Washington se comprometió a otorgar desde los años 90.

Según la oficina de Aduanas de Estados Unidos, desde octubre de 2021 hasta marzo de 2022, más de 78 000 cubanos ingresaron por la frontera con México de manera ilegal.

Estos datos duplican los de años fiscales anteriores, así como la cantidad de cubanos llegados a EE. UU. durante la crisis de los balseros en 1994. De mantenerse este ritmo, se espera que las cifras superen ampliamente los 125 000 que emigraron de la Isla en 1980 durante el éxodo del Mariel.

Desde octubre de 2021, el régimen cubano dejó de aceptar nuevas deportaciones provenientes de Estados Unidos, declaró a El Nuevo Herald un portavoz del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés).