Archipiélago a Díaz-Canel: "El que ha desestabilizado el país es usted"

Los miembros de Archipiélago Fernando Almeyda Rodríguez y Leonardo Fernández Otaño envían una carta abierta al gobernante Miguel Díaz-Canel
Los miembros de Archipiélago Fernando Almeyda Rodríguez y Leonardo  Fernández Otaño envían una carta abierta al gobernante Miguel Díaz-Canel
 

Reproduce este artículo

Los miembros de la plataforma Archipiélago, Fernando Almeyda Rodríguez y Leonardo Fernández Otaño, que impulsa la Marcha Cívica del 15 de noviembre, enviaron una carta abierta al gobernante cubano Miguel Díaz-Canel, alegando que "Se nos acusa de intentar desestabilizar el país, sin embargo el que ha desestabilizado el país es usted".

La misiva publicada en el Facebook oficial de Archipiélago reitera que saldrán a las calles el próximo 15 de noviembre.

"El único dictado al que respondemos es al de nuestras conciencias. La única voz a la que respondemos es a la de los millones de cubanos y cubanas obligados a dedicar jornadas completas para adquirir productos cada vez más caros en una moneda que no disponen; la voz de las familias que han perdido seres queridos por la precaria condición de la infraestructura médica cubana, en la cual no se invierte lo que se debiera; la voz de los miles de trabajadores cuyos salarios no les alcanzan para llegar a fin de mes; la voz de madres, hijos y hermanos de los manifestantes del 11J procesados cual viles criminales y sancionados en juicios sumarios sin debido proceso".

También mencionaron a la juventud que sale masivamente del país 'ante la falta de futuro', los cientos de presos políticos, exiliados y desterrados.

"La voz de las generaciones que se sienten traicionadas por un proyecto que hace mucho dejó de ser revolucionario para ser excluyente; la voz de los cubanos que han perdido la vida intentando huir de esta isla; la voz de los ciudadanos que quieren que las cosas cambien".

De acuerdo con Archipiélago, "el pueblo ya sabe que contra la desidia solo cabe la protesta, el 15N no será la última que encontrarán en su camino". 

 Almeyda Rodríguez y Fernández Otaño reiteraron la independencia de la Marcha Cívica de cualquier entidad o gobierno extranjero, incluido el de EE.UU.

"Usted ha amenazado públicamente con reprimir a quienes se manifiesten el venidero 15 de noviembre. Estados Unidos ha respondido que no tolerará ningún acto de represión y amenaza con sanciones. Esas sanciones nos preocupan, pueden bien ser dirigidas contra funcionarios o ser más generales y afectar al cubano de a pie. El hecho es que las sanciones son un acto unilateral de parte de los Estados Unidos en respuesta a su amenaza. Ha sido su accionar, presidente, el que ha servido al país en bandeja de plata a nuevas sanciones, no solo norteamericanas, pues le recuerdo que a raíz del incumplimiento del Convenio de Cooperación Cuba-Europa, la Eurocámara está preparada también para aplicar sanciones", agregan.

Por último indican que el 15N "saldremos a manifestarnos como ciudadanos que somos por convicción y voluntad propia. No necesitamos su venia y aunque no lo quieran reconocer sus voceros, los derechos no se “aprueban”. Todos han visto que la única incitación al odio y a la violencia viene de su parte. Los alaridos de sus partidarios recuerdan los ecos del fascismo que tantos millones de muertos ocasionó al mundo. Nos oponemos a tales métodos y los denunciamos. Nosotros pondremos el cuerpo y el civismo. La sangre y la violencia, de ocurrir, van por usted".   

La liberación de los presos políticos, los cambios democráticos en la Isla y el respeto a los derechos humanos son los ejes centrales de esta Marcha Cívica por el Cambio, organizada por el movimiento Archipiélago, y que ya el régimen cubano declaró no lícita.