El humor bajo la lupa oficialista: Granma critica "burlas" a dirigentes

​​​​​​​Un comentario publicado este jueves por el diario Granma, arremete contra las producciones audiovisuales cubanas, sobre todo las de corte humorístico, que se burlan de los “cuadros políticos” y “dirigentes”.
Lindoro Incapaz (a la Izquierda), personaje humorístico cubano.
 

Reproduce este artículo

Un comentario publicado este jueves por el diario Granma, arremete contra las producciones audiovisuales cubanas, sobre todo las de corte humorístico, que se burlan de los “cuadros políticos” y “dirigentes”.

El personaje oficial, el cuadro político, el simple dirigente del barrio, el que alguna vez dirigió y ya no lo hace, e incluso los miembros de las instituciones del orden o la legalidad, se han convertido en blanco predilecto a la hora de armar los personajes más ridículos o los que asumen roles negativos en no pocas producciones audiovisuales (humorísticas o no) de los últimos tiempos”, lamenta el artículo, firmado por el periodista Miguel Cruz Suárez.

El texto se cuestiona  que este sector de la sociedad cubana sea el blanco predilecto del humor criollo de los últimos tiempos, y hace un llamado explícito a sustituirlo por otros personajes que, en opinión del autor, merecen más las burlas que los dirigentes.

 

 

Cruz Suárez pidió “reírse un poco más del maceta, del que roba, del contrarrevolucionario, del que nos agrede y bloquea, del que hace de la sociedad un espacio carente de disciplina, del simulador, del vago y hasta de los seudoartistas o seudointelectuales?”,  para lograr “un equilibrio más constructivo”.

De acuerdo con el autor, en muchas películas y programas los guiones “los reducen (a los dirigentes) a personas torpes, incultas, desfasadas o tontas, que de inmediato ganan para sí los sentimientos de repulsa y burla en los espectadores, justamente lo que se busca cuando son diseñados”.

 (…) creo que es demasiado hiriente para miles de personas que asumen con mucho sacrificio aquellas tareas que, por lo general, nunca quieren ser tomadas por los más críticos”, consideró.

El autor reconoce, sin embargo, que en algunas autoridades “subsisten muchos problemas y a veces no emplean los métodos más correctos para enfrentar determinadas situaciones”.

Cruz Sánchez culmina su comentario preocupado porque, de mantenerse la situación actual, “la gente terminará por asociar” a los dirigentes cubanos “con la chapucería e incluso con el fracaso”.

El programa humorístico estelar de la TV cubana, Vivir del Cuento, incluye entre sus personajes centrales a Facundo Correcto, un dirigente de barrio que encarna los vicios típicos de los funcionarios cubanos, y que al parecer está comenzando a despertar molestias.

Otro programa humorístico, Deja que yo te cuente, que no se trasmite ya por la TV cubana, se hizo muy popular entre del público cubano, entre otros personajes, por Lindoro Incapaz, un jefe administrativo que ridiculizaba constantemente la ineficiencia en el sector empresarial cubano.