El Gato de Cuba: trasladado para prisión de Valle Grande

Yoandi Montiel, el popular influencer conocido en las redes sociales como “El Gato de Cuba”, fue trasladado hacia la prisión de Valle Grande, según informaron este jueves 6 de mayo en su página oficial de Facebook
 

Reproduce este artículo

Yoandi Montiel, popular influencer conocido en las redes sociales como “El Gato de Cuba”, fue trasladado hacia la prisión de Valle Grande, según informaron este jueves 6 de mayo en su página oficial de Facebook.    

Montiel Hernández fue detenido desde el 12 de abril en la mañana y durante varios días se desconoció su paradero, hasta que se supo que lo llevaron a Villa Marista, la sede del Departamento de la Seguridad del Estado.

El opositor y sindicalista Iván Hernández Carrillo informó este 5 de mayo sobre el traslado de El Gato para el reclusorio, y que estaría acusado de “desacato”, según le dijo Lázaro Jesús Montiel de la Rosa, padre del prisionero.

La página oficial de El Gato, actualizada por personas cercanas a él, confirmó este jueves que “trasladaron a Yoandi Montiel Hernández a la prisión de Valle Grande”, y “continúa incomunicado”.

Una petición de libertad para El Gato de Cuba, lanzada en la plataforma change.org, cuanta hasta el momento de publicar esta nota con casi 14 000 firmante.

 

Amenaza cumplida

La familia del influencer había sido advertida de que trasladarían al joven al Combinado del Este o a la prisión de Valle Grande, los dos reclusorios más grandes en la capital. Su madre María Álvarez, que reside en Estados Unidos, lo informó hace varias semanas, a partir de lo que los funcionarios del régimen dijeron al padre de su hijo y una amiga que fueron a visitarlo, aunque no los dejaron verlo.

“Tiene que estar seis meses allí y después al Combinado del Este o Valle Grande”, dijo Álvarez en una directa a través de las redes sociales de su hijo.

Quieren encarcelarlo “por hablar mal del Gobierno y el presidente y por instigar a las personas a que salgan a las calles”, explicó, al tiempo que cuestionó si es una amenaza que una persona hable o un delito el pensar diferente.

De acuerdo con Álvarez, ha sido amenazada por exponer el caso de su hijo en redes sociales. “Ellos quieren que yo me calle, pero no me voy a callar. Me han mandado mensajes por Messenger de incógnito. Eso yo lo veo como un tipo de chantaje. Pero no me voy a callar. Hay que alzar la voz y hay que hablar. Porque como yo, hay muchas madres con sus hijos presos políticos”, afirmó en la directa.

A inicios de marzo, la Seguridad del Estado “lo invitó” a que trabajara para ellos, contó el youtuber. En esa ocasión no fue multado. “Se hicieron amiguitos míos. Me soltaron sin multa y sin nada. Lo que hicieron fue apretarme y decirme que necesitaban personas como yo para cumplir sus objetivos”, detalló.

“Me regañaron por mis directas, se las sabían de memoria. Ellos son más fanáticos a mí que todo el que está del lado de allá. Pensaron que yo no iba a decir nada hoy”, agregó sobre su encuentro con la Seguridad del Estado.

 

Lo consideran preso político

El Gato de Cuba es uno de los nuevos casos en el listado de presos políticos cubanos que publica la organización Prisioners Defenders. La lista aumentó en el mes de abril y se reportan 145 convictos por disentir del régimen u oponerse a alguna de sus violaciones de derechos humanos.

Los nuevos “convictos de conciencia” nombrados en la lista este mes son Taimir García Mariño (activista de la opositora Unión Patriótica de Cuba, Unpacu), Yoandi Montiel Hernández (“El Gato”), Aurelio Cabrera González (Movimiento Cubano Reflexión), Dairon Duque de Estrada Aguilera (ciudadano desafecto), Damián de Jesús Hechavarría Labrada (cuentapropista), Adrián Miguel Góngora Santiesteban (opositor independiente), así como tres integrantes del reciente “Movimiento 18”: Daniel Monterrey Santiesteban, Jorge Luis Méndez López y Luis Darién Reyes Romero.

La entidad de derechos humanos denuncia “las torturas y los malos tratos” contra varios de los activistas encarcelados.