Jóvenes del M-18 a prisión, tras semanas en “celdas tapiadas” de Villa Marista

Tres integrantes del reciente Movimiento 18 estuvieron más de 20 días en “celdas tapiadas” de Villa Marista, sede de la Seguridad del Estado. Activistas afirman que este miércoles fueron trasladados a la prisión de Valle Grande acusados de “desacato”
Presos del Movimiento 18, Cuba
 

Reproduce este artículo

Tres jóvenes del llamado Movimiento 18, quienes se expresaron en redes sociales contra el régimen cubano, estuvieron más de 20 días en las “celdas tapiadas” de Villa Marista, sede del Departamento de la Seguridad del Estado (DSE). Activistas afirman que este miércoles fueron trasladados a la prisión de Valle Grande acusados de “desacato”.

Se trata de Luis Darién Reyes Romero, Daniel Monterrey Santiesteban y Jorge Luis Méndez López, residentes en la zona 18 de Alamar (La Habana), quienes aparecieron hace pocas semanas en un video de Facebook cuestionando la autoridad del presidente Miguel Díaz-Canel, sucesor de Raúl Castro al frente del Partido Comunista. Además, denunciaron otros problemas sociales en Cuba y se identificaron como el “Movimiento 18”, contrario al gobierno.

La Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) denunció el miércoles 5 de mayo en Twitter que el régimen mantuvo “en celdas tapiadas a otros 3 jóvenes por razones políticas Luis, Daniel y Jorge Luis, pertenecientes al grupo M-18 se encuentran incomunicados hace casi un mes, en Villa Marista, tras ser arrestados por manifestarse contra el régimen en redes sociales”.

La información fue proporcionada por el opositor y exprisionero político Ángel Juan Moya. Las llamadas “celdas tapiadas”, sobre cuya existencia testimonian varios activistas, son cubículos de dos metros por uno, sin luz ni sanitarios. Según la FNCA, Moya informó que “los represores los están presionando para que se dejen filmar” por la Televisión Estatal, y “a uno de ellos le están condicionando la atención médica a cambio de la propuesta”.

Moya alertó que “los represores de la Seguridad del Estado quieren fabricarles un delito común a estos tres jóvenes” detenidos hace casi un mes, y que los amenazan con una condena de al menos seis meses en prisión.

Este jueves 6 de mayo, Ángel Moya publicó en Facebook que los trasladaron desde Villa Marista a la prisión de Valle Grande. Refiere que la exesposa de Monterrey se comunicó por vía telefónica con una instructora del Ministerio del Interior (Minint), quien dijo que “fueron trasladados para la prisión de Valle Grande en La Habana y que están acusados de desacato”.

Según Moya, esto habría ocurrido en la tarde del miércoles sobre las 4 p.m. “y después de 23 días detenidos por razones políticas en celdas tapiadas de Villa Marista, centro de detención y tortura del DSE”.

 

Los tres de Alamar reconocidos como “presos políticos”

Los jóvenes del Movimiento 18 ingresaron en el listado de presos políticos que publica la organización Cuban Prisioners Defenders. El registro actualizado aumentó en el mes de abril y se reportan 145 convictos por disentir del régimen u oponerse a alguna de sus violaciones de derechos humanos.

Los nuevos “convictos de conciencia” son Taimir García Mariño (activista de la opositora Unión Patriótica de Cuba, Unpacu), Yoandi Montiel Hernández (YouTuber conocido como “El Gato”), Aurelio Cabrera González (Movimiento Cubano Reflexión), Dairon Duque de Estrada Aguilera (ciudadano desafecto), Damián de Jesús Hechavarría Labrada (cuentapropista), Adrián Miguel Góngora Santiesteban (opositor independiente), así como los tres integrantes del reciente Movimiento 18: Daniel Monterrey Santiesteban, Jorge Luis Méndez López y Luis Darién Reyes Romero.

La entidad de derechos humanos denuncia “las torturas y los malos tratos” contra varios de los activistas encarcelados.

Cuban Prisioners Defenders reconoce, al día 3 de mayo del 2021, “145 condenados y presos políticos por oposición al régimen”, así como “otros 11 mil civiles no pertenecientes a organizaciones opositoras, 8 mil 400 de ellos convictos y 2 mil 538 condenados, con penas medias de 2 años y 10 meses de cárcel, por cargos denominados en el Código Penal como 'pre-delictivos', es decir, sin delito”.