"El 15N fue una fiesta": Bruno Rodríguez

El 15 de noviembre fue “un día festivo” ya que llegaron decenas de vuelos, que revitalizarán la industria turística nacional, y porque la Marcha Cívica por el Cambio nunca ocurrió.
Bruno-15N.jpg
 

Reproduce este artículo

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, aseguró este 16 de noviembre que el 15N fue “una fiesta”, mientras activistas y ciudadanos eran vigilados por el régimen el día señalado para protagonizar una marcha pacífica en la isla.

Según el funcionario, el 15 de noviembre fue “un día festivo” ya que llegaron decenas de vuelos, que revitalizarán la industria turística nacional, y porque la Marcha Cívica por el Cambio nunca ocurrió.

Padilla insinuó que la protesta era una creación de los “enemigos de la Revolución” fuera de Cuba, un argumento que ha utilizado el oficialismo para descreditar a los opositores y sugerir que la Marcha carecía de apoyo popular.

Las autoridades vinculan a los promotores de la marcha pacífica opositora con “cabecillas contrarrevolucionarios” de instituciones y congresistas de Estados Unidos que buscan un “cambio de régimen” y una “intervención militar”.

Desde el fin de semana fuerzas de la Policía y la Seguridad del Estado cercaron las casas de los activistas relacionados con la Marcha, entre ellos su principal promotor, el dramaturgo Yunior García.

La víspera, García sufrió un “acto de repudio”, nombre con el que se conoce en la isla a los pogromos contra opositores. La activista Saily González, de Villa Clara, también promotora de la marcha, amaneció este 15 de noviembre con una manifestación de “simpatizantes” del gobierno en las afueras de su casa.

La organización de asesoramiento legal Cubalex reporta decenas de arrestos en vísperas de la manifestación, que había sido adelantada para el 15 de noviembre luego de que el régimen declarara el 20, primera fecha seleccionada, día de la defensa y anunciara la movilización de fuerzas militares.

Convocada por el grupo Archipiélago, la Marcha Cívica por el Cambio reunió a miles de ciudadanos con el objetivo de pedir más libertades y participación política, la liberación de todos los presos de conciencia y un clima general de tolerancia.