¿Dónde está la igualdad de la que hablaba Fidel?: cubana critica tiendas MLC
Comentó que, por ejemplo, un paquete de 5 jabones vale 2.90 dólares y un tubo de pasta dental, 1.55 dólares. Sobre este último producto denunció que viene sin sellar
¿Dónde está la igualdad de la que hablaba Fidel?: cubana critica tiendas MLC
 

Reproduce este artículo

La cubana, Liena Martínez Díaz, se preguntó este lunes "¿dónde está la igualdad de la que hablaba Fidel (Castro)?", en medio de la decisión de abrir tiendas en moneda libremente convertible (MLC), a la que acceden pocos cubanos.

La mujer denunció en sus redes sociales que si no es por remeses del exterior, los ciudadanos no pueden obtener esta moneda de forma legal, y también ahondó sobre los precios elevados de productos que venden en estos establecimientos.

Al hablar de lo que se oferta, Martínez Díaz expresó que "en cualquier país del mundo valdría la mitad de lo que aquí vale, y no hay otro lugar para adquirirlo que no sea allí".

Comentó que, por ejemplo, un paquete de 5 jabones vale 2.90 dólares y un tubo de pasta dental, 1.55 dólares. Sobre este último producto denunció que viene sin sellar y expiradas.

"Da vergüenza que esto suceda. La mayoría de estos productos son importados, pero algunos son de producción nacional, por lo que me pregunto: ¿Por qué si son fabricados en nuestro país lo venden a una moneda q no es la nuestra? Y no los hay en ninguna otra tienda como antes. También me pregunto dónde está la igualdad de la que hablaba Fidel en su concepto de Revolución", añadió.

Por último lamentó que solo un pequeño grupo d cubanos puede comprar allí y satisfacer sus necesidades básicas.

"¿Y el resto del pueblo cubano: Qué? Qué hace?", se cuestionó.

Desde el pasado 20 de julio, hace ya tres meses, abrieron en el país decenas de tiendas en divisas.

El ministro de Economía, Alejandro Gil, aseguró entonces que la venta de alimentos en CUP y CUC se mantendrá. Al mismo tiempo, se abre la venta de productos de “media y alta gama” en moneda libremente convertible (MLC), es decir, divisas. En efecto, entre ellos están artículos de limpieza y alimentos.

Según Gil, el objetivo es captar una “demanda solvente” en el país que puede comprar en dólares u otras MLC estas mercancías, obviamente, a altos precios.

Otro anuncio llamativo fue el fin del gravamen del 10% a los dólares en efectivo que se reciben en la isla. Esa disposición existía desde 2004 y afecta sólo a la moneda en efectivo, no a las transacciones bancarias.