Diplomáticos cubanos agreden a abogado en Argentina por apoyar al Movimiento San Isidro
Diplomáticos cubanos en Argentina agredieron físicamente al abogado Brian Schapira, quien acompañaba al músico cubano Luis Alberto Mariño Fernández en su protesta pacífica a favor del Movimiento San Isidro
Diplomáticos cubanos agreden a abogado en Argentina por apoyar al Movimiento San Isidro
 

Reproduce este artículo

Diplomáticos cubanos en Argentina agredieron físicamente al abogado Brian Schapira, quien acompañaba al músico cubano Luis Alberto Mariño Fernández en su protesta pacífica a favor del Movimiento San Isidro.

Un tuit del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL) evidencia el maltrato a los manifestantes. 

“Hoy @brian_schapira, Director de Relaciones Institucionales de @CADAL, estaba acompañando a Luis Alberto Mariño Fernández en su protesta pacífica frente a la embajada de Cuba, cuando dos personas salieron de la embajada y lo empujaron violentamente”, recalcó la fundación privada argentina.

Brian Schapira es el Director de Relaciones Institucionales de CADAL, una fundación sin fines de lucro, creada en 2003, y que defiende la democracia y los derechos humanos.

El joven músico cubano Luis Alberto Mariño Fernández comenzó el pasado lunes 23 de noviembre un ayuno de alimentos con voto de silencio frente a la Embajada de Cuba en Argentina. Su ayuno es un gesto de solidaridad con los huelguistas aglutinados en San Isidro en La Habana Vieja.

Mariño Fernández, compositor de prestigio entre las nuevas hornadas de músicos clásicos de la isla, en días anteriores también se había manifestado frente a la citada Embajada contra la represión castrista y la liberación del rapero contestatario Denis Solís, apresado y condenado a ocho meses de prisión de manera arbitraria.

El personal diplomático cubano tiene una larga historia de maltrato al que disiente. Cualquier escenario o país sirve a los graduados de Relaciones Internacionales de Cuba para agredir física o verbalmente a quienes no consienten al castrismo. 

Este 26 de noviembre trascendió que la directora para América de Amnistía Internacional, Erika Guevara-Rosas, pidió al gobierno cubano detener el acoso y persecución contra el Movimiento en San Isidro, atrincherado en su sede hace más de una semana.

Además, exigió al régimen cubano entablar un "diálogo genuino" con los huelguistas y colaboradores, pero primero liberando al músico contestatario, Denis Solís González.

El hecho desencadenante de las protestas del Movimiento San Isidro fue el encarcelamiento y posterior condena del músico Denis Solís a ocho meses de prisión por ‘desacato’. 

 En la sede del MSI en Damas 955, en Habana Vieja, permanecen atrincherados, alrededor de quince cubanos, activistas por los derechos humanos, artistas y periodistas independientes, en reclamo a la liberación del Denis Solís. 

Entre las acciones organizadas por los protestantes estaban las lecturas de poesías, bailes y perfomances. La respuesta de un régimen totalitaria ante la protesta pacífica fue cercarlos e impedir la entrada de cualquier persona.  Dos días después, el 18 de noviembre, los sitiadores cortaron también el suministro de alimentos que una vecina, Daylys Bandera Rodríguez, intentaba llevar hasta la sede del MSI. Le robaron la comida y el dinero, denunció.

Varios activistas comenzaron una huelga; tres de hambre y sed. En estos momentos seis de los atrincherados permanecen firmes en la huelga de hambre.