“¡Diazcarao ve bajando!”: Osorbo y El Funky dedican rap al presidente castrista

“Títere con corbata, asesino a sueldo, una copia de Fidel barata, comunista chapucero…” comienza cantando Maykel Castillo, conocido como Osorbo, en su más reciente tema de rap contestatario contra el régimen cubano
 

Reproduce este artículo

“Títere con corbata, asesino a sueldo, una copia de Fidel barata, comunista chapucero…” comienza cantando Maykel Castillo, conocido como Osorbo, en su más reciente tema de rap contestatario contra el régimen cubano.

De ahí en adelante, ni él ni Eliéxer Márquez, alias El Funky, bajan el voltaje disparando rimas al pecho del presidente designado por el general Raúl Castro, para administrarle la dictadura. Los MC no quieren otra cosa del gris Miguel Díaz-Canel que lo que repite El Funky en algunos de sus punchlines: “¡Diazcarao ve bajando!”

En el recorrido de la lírica del rap, ambos se detienen para denunciar la situación de activistas cubanos a favor de los derechos humanos y la libertad. También denuncian la escasez de agua, alimentos y toda prosperidad o bienestar en la dictadura.

En las barras del rap se fustiga la “actitud sumisa frente a los poderes de la familia Castro”, del mandatario títere y sus subordinados.

Con su videoclip “Diazcarao” los artistas contestatarios apuntan directamente a la mediocre gestión política de Canel, un repetidor de frases del extinto dictador Fidel. También se pronuncian sobre la necesidad de un cambio de sistema en la isla. Osorbo grita: “¡Abajo la Dictadura Castro-comunista!”

A finales de octubre Maykel Osorbo y El Funky estrenaron otra canción: “De qué me van a hablar”, dura denuncia contra la represión del régimen. En el videoclip participaron activistas, periodistas y artistas independientes, muchos de ellos vinculados al Movimiento San Isidro (MSI), que protagonizaría durante noviembre semanas de lucha anti totalitaria por Denis Solís, injustamente condenado a prisión.

“Esto es arte libre de verdad”, expresó Osorbo en su página oficial de Facebook, al estrenar el video.

El rapero, uno de las voces más directas en la denuncia de la dictadura que lo ha encarcelado y golpeado varias veces, exigió rapeando: “libertad para los millones de presos que hay en mi pueblo cubano”.

También mencionó a los prisioneros políticos y movimientos civiles por los derechos humanos, como las Damas de Blanco.

Osorbo, en “De qué me van a hablar”, pidió libertad incluso “para los mongos y optimistas que creyeron/que un dictador comunista, socialista, antagonista/no iba a resultar tan asesino como los fascistas…”

“Hay represión en mi caimán, extrema, y el sistema te enajena, te censura, te encadena, te encarcela”, dispara en otra de las barras de su rap, que a la vez es una declaración de principios sobre el movimiento ciudadano al que pertenece: “San Isidro se proyecta por un porvenir”.

Osorbo es uno de los activistas más visibles en la isla actualmente. Manifestó esta semana en una entrevista que el único diálogo que tendría con el régimen cubano es para pedir “libertad, libertad y más libertad”.

El artista, que recién salió de una huelga de hambre, participó este 7 de diciembre en el programa de Carlos Otero para hablar sobre lo histórico de la protesta frente al Ministerio de Cultura (Mincult) y las ganas de seguir haciendo por Cuba.

De acuerdo con Osorbo, lo sucedido el 27 de noviembre “fue histórico, no se puede tapar. Esa protesta viene después que ellos (gobierno) le dan una patada a la sede del Movimiento San Isidro y nos sacan por la fuerza. Los intelectuales dijeron ya basta y la única manera que encontraron fue protestar”.