Diario para Luis Manuel Otero: "Te necesitamos fuerte"

El colaborador de ADN Cuba Héctor Valdés Cocho publica en sus redes un "Diario para Luis Manuel", su amigo preso desde el 11 de julio de 2021
El colaborador de ADN Cuba Héctor Valdés Cocho publica en sus redes un "Diario para Luis Manuel", su amigo preso desde el 11 de julio de 2021
 

Reproduce este artículo

El periodista y colaborador de ADN Cuba, Héctor Luis Valdés Cocho, comenzó este 17 de noviembre la publicación en sus redes sociales de un "Diario para Luis Manuel", el artivista y amigo preso desde el 11 de julio de 2021

El artista Luis Manuel Otero Alcántara fue detenido durante las protestas populares del 11 de julio anterior y se encuentra en la prisión de máxima seguridad de Guanajay, provincia Artemisa.

ADN Cuba reproduce íntegramente el "Diario para Luis Manuel" (Día 1), de Héctor Luis Valdés Cocho:

Hola LuisMa:

Quiero contarte todo lo que en el día de hoy realicé. Espero que no quede solo en letras y algo que exista te haga llegar este mensaje allá dónde estás. Confío en  que el viento sea  nuestro cómplice y que soplará tanto que arrancará cada palabra escrita acá y te las hará llegar en forma de susurro a tus oídos. Guardemos nuestro secreto; este será nuestro Diario. 

Te comienzo a chismear que hoy, una vez más, amanecí sin acceso a datos móviles; sabes que esta princesa no se pone un punto en la boca y menos cuando observa a su alrededor tanta maldad e injusticias. Eres testigo de los berros que monto y por ende los que se saben sin verdad me dan donde me duele. Tú estás consciente que cinco minutos sin entrar al solar de Facebook para mí es la muerte jajajajaa.

Pues bien para Cubacel fui y cuándo llegué no había ni cola; es la oficina que está a dos cuadras de casa de Luz Escobar, o sea estaba en zona para cualquier cosa comenzar a pitar. Mijo no; iba en plan buena gente. Cuando entré le comencé a explicar a la muchacha que me atendió lo que me estaba pasando con la conexión; la mostra haciéndose la desentendida me decía que ella no sabía lo que pasaba, que había revisado mi teléfono y que todo estaba ok.

Niño; tú sabes cómo me pongo yo. Ahí mismo se me unió Europa con América y Asia con Oceanía, y lo que formé fue de apaga y vámonos. Tú estás ahí en ese momento y te vas o me metes un palo por la boca para que me calle. En fin, la jefa de brigada de la oficina comercial (porque tuvo que ir a dónde estaba yo, porque la mandé a llamar y todo) me pidió el carnet para tomar según ella la queja y que después ellos me llamaban para decirme cómo podía solucionar lo que me estaba pasando. Yo, con la fina elegancia que me caracteriza le dije que si antes de las seis de la tarde no estaba solucionado el asunto del bloqueo de internet, mañana yo iba a regresar y no con la misma forma de hoy. 

En el camino, exactamente pasando por frente del mercado de Tulipán, me llama María preguntando que dónde yo estaba (entre nos) la mamá de los pollitos. Fui directo para su casa, ni por la mía pasé y llegando fui directo a tumbar un pedazo de pan y un vaso de jugo de guayaba (que yo creo que eso fue lo que me chivó el estómago) es que María es mala, ¡es mala! Andaban las dos lavando, tanto la Kirenia como ella. Estuve unas dos tres horas más menos. ¡Ay chico! Si estuvieras acá con nosotros. Creo que te comerías el otro pedazo de pan. Porque tú eres pestífero pipo. 

Bueno nada, regresé para la casa como a las cuatro y tanto para poder comenzar con la comida para cuándo llegara Raúl del trabajo y cuéntame que a las 5:30 pm por ahí me llegaron los datos. Papi, ¡tu pájara es dura! Ellos sabían que mañana le iba a entrar a lo Malú: "sin tenerle miedo a la tormenta". 

Ya por lo demás tú sabes, mirando tanto horror a nuestro alrededor y viendo pasar las horas en una isla que cada día que pasa está más lejos de ser nación. Ay LuisMa, chico, te extraño un bulto, eres mi rayito de luz entre tanta oscuridad. Eres quien en estos momentos me sacaría una sonrisa. 

¡Fíjate lo que te voy a decir! Come y descansa, te necesitamos fuerte. Te quiero mucho y espera mi próximo día a día. Será una manera de tenerte cerca. 

PD: ¡Apúntame para pabellón! 

Este es mi día a día para Luis Manuel Otero Alcántara. Mañana que le cuente María Matienzo.